“Absolutamente nadie está trabajando ni pensando en la Bajada”

129

Todo quedará pendiente para después de Semana Santa, incluso un poco más allá, en base a la extensión o no del confinamiento por la alarma sanitaria decretado por ahora hasta el 11 de abril, pero que apunta a más lejos. El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma y el Obispado de Santa Cruz de Tenerife posponen con total coherencia y responsabilidad esa decisión, aunque es evidente que barajan con una probabilidad muy alta, sin abordarlo aún oficialmente, la suspensión de la Bajada de la Virgen 2020.

Mientras las autoridades locales acallan bulos malintencionados generados en una web local. “Absolutamente nadie está trabajando ni pensando en la Bajada”.. afirman con rotundidad desde el Ayuntamiento en la cuenta oficial de facebook.

Desde el Gobierno capitalino insisten en que “no podemos olvidamos de que se trata de una fiesta religiosa. Del Ayuntamiento dependen los actos que se organicen. Lógicamente, hay una comunicación entre ambas partes, como no podía ser de otra manera, pero si la IGLESIA dice que la Virgen se queda en el templo no hay nada más que hablar”. Ahora bien, aclaran, “ni el Ayuntamiento ni la Iglesia, nadie con sentido común, pondrá en riesgo la vida de absolutamente ninguna persona si hay la más mínima posibilidad de contagio”.

Tanto la Administración Local como el Obispado han mantenido hasta ahora un respetuoso silencio administrativo y eclesiástico al respecto, en consonancia con el actual estado de alarma y la lucha social e institucional contra al coronavirus. Pero, no cabe duda alguna sobre la absoluta pretensión de ambas partes de suspender el programa de actos de la Bajada de la Virgen previsto para junio, julio y primeros días de agosto.

“Llegado el momento se valorará con todas las condiciones sobre la mesa, en su debido momento y de acuerdo con las autoridades correspondientes”, dicen desde el Obispado. Nada apunta oficialmente más allá de esas dos declaraciones.

En cualquier caso, lo cierto es que, para quienes conocen los procedimientos administrativos que conlleva la ejecución de una programa de actos tradicionales y de eventos de tal magnitud, se hace evidente que no hay tiempo material para cuadrar todos los pasos necesarios para una correcta ejecución de los mismos, ni tampoco existen garantías de que las condiciones mejoren, el desconfinamiento se haga efectivo hasta permitir actos masivos desde junio y julio y que exista absoluta seguridad de que se podrán ejecutar eventos que concentran a miles y miles de personas.

Por otra parte, también es evidente que, a día de hoy, no hay ni un solo número tradicional de la Bajada en desarrollo. Esto es, no existen ensayos de Enanos, ni de Minué, ni de Acróbatas, ni del Carro Alegorico… y ni mucho menos se están desarrollando materiales o preparativos para otros eventos como la Pandorga. Al contrario, respecto absoluto al confinamiento y a las medidas de protección de las personas como única preocupación municipal.

www.eltime.es