ACTUALIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD VOLCÁNICA EN CUMBRE VIEJA (LA PALMA)

Desde el 13 de diciembre continúa la fase post-eruptiva en Cumbre Vieja. En la que  persisten algunos peligros volcánicos, sin ser posible descartar futuras reactivaciones.  Continúa registrándose actividad sísmica y geoquímica anómala, sin haberse alcanzado  niveles de fondo en los observables.  

Se mantienen niveles anómalos de CO2, tanto en Puerto Naos como en La Bombilla y  en la zona del edificio volcánico, así como las altas temperaturas e inestabilidades del  terreno en esta última zona. Continúan las mismas zonas de exclusión marítimas para  la navegación: 200 m desde el frente de los deltas lávicos y 450 m en la zona entre los  deltas norte y sur.  

Además, tanto en el cono como en las coladas de lava, se siguen registrando  temperaturas muy altas, que no tienen por qué apreciarse como incandescencia.  

No hay presencia de tremor volcánico en las señales sísmicas. Sigue localizándose  sismicidad superficial y a profundidad intermedia. Continúa la sismicidad relacionada  con el movimiento de fluidos volcánicos. No hay deformaciones superficiales  significativas.  

En las estaciones que miden de manera continua de medida instaladas en La Bombilla  y Puerto Naos, se continúan registrando valores anómalamente altos de CO2, tanto en  el exterior, como en el interior de algunas viviendas, sin que se haya observado ninguna  tendencia descendente.  

Actualmente está operativa una red instrumental de vigilancia para registrar de manera  continua las concentraciones de CO2 en el aire ambiente, tanto en interior como en  exterior de edificaciones, en los núcleos poblacionales de Puerto Naos y La Bombilla  que actualmente integra más de 20 sensores de diferente naturaleza.  

El promedio diario de la concentración de CO2 en el aire ambiente exterior registrado  por las estaciones localizadas en La Bombilla presenta un amplio rango de valores,  desde inferiores a 5.000 ppm hasta valores superiores a los 200.000 ppm.  

El promedio diario de la concentración de CO2 en el aire ambiente exterior registrado  por las estaciones localizadas en Puerto Naos presenta un amplio rango de valores  desde inferiores a 5.000 ppm hasta 10.000 ppm con valores que superan los 45.000  ppm en algunas de las estaciones.  

En relación con los niveles de CO2 en el exterior, al final de este informe se proporciona  una propuesta de clasificación de los niveles de CO2 en el aire exterior y las medidas  preventivas asociadas. Se remitirá un informe que justifica dicha propuesta.  

El promedio diario de la concentración de CO2 en el aire ambiente interior (plantas bajas  = nivel de calle) registrado por las estaciones localizadas en Puerto Naos presenta un  amplio rango de valores que superan los 5000 ppm.  

Los resultados obtenidos de la red de trampas alcalinas instaladas en Puerto Naos  durante los últimos 4,5 meses, está permitiendo la zonificación (plantas bajas a nivel de  calle) de las áreas más afectadas por las emanaciones anómalas de CO2 en este núcleo.  

Tanto en los núcleos de Puerto Naos y La Bombilla, mientras los niveles de CO2 no  estén dentro de los límites de exposición que se consideran habituales para la población  general, por un principio de precaución, prudencia y prevención, es aconsejable 

mantener la zona desalojada, permitiendo el acceso sólo para el desempeño de la  actividad laboral, siguiendo los protocolos establecidos por los servicios de riesgos  laborales.  

Por todo lo anterior, en esta etapa post-eruptiva, se sugiere mantener el color del  semáforo volcánico en amarillo.  

(*) Niveles propuestos en la situación de excepcionalidad en el entorno de Puerto Naos  y La Bombilla, teniendo en cuenta el contexto actual de monitorización existente en la  zona. Estos niveles podrán ser modificados de acuerdo con la evidencia científica.  

(**) Población vulnerable y susceptible: población pediátrica<14 años, población con  problemas de salud preexistentes: trastornos vías respiratorias altas y bajas, afecciones  cardiovasculares, mujeres embarazadas, inmunodeprimidos, ancianos y personas con  discapacidad físico/sensorial por su dificultad añadida a resolver situaciones de  emergencia.