Agricultura pone en marcha la recomendación de riego del plátano para optimizar los recursos hídricos ante la sequía

De carácter semanal, se puede consulta cada lunes en los portales web de Canal Agrario La Palma y del Consejo Insular de Aguas

68

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de La Palma ha comenzado a realizar las recomendaciones de riego para los agricultores de la isla. En principio, están destinadas al cultivo del plátano, que es el más abundante y el que más demanda agua en la isla, si bien la intención es que se pueda extender próximamente a las plantaciones de aguacates.

El vicepresidente del Cabildo y consejero de Agricultura, José Adrián Hernández Montoya, señala que esta iniciativa responde a las medidas que se están adoptando para la lucha contra la sequía, con la intención de que se optimicen los recursos hídricos en el riego agrícola. La recomendación, que tiene carácter semanal, está disponible cada lunes en la página web Canal Agrario La Palma, de la Consejería de Agricultura, y en el portal del Consejo Insular de Aguas. De hecho, ya está publicada la de la presente semana.

Para realizar las recomendaciones, se están empleando las estaciones meteorológicas que están dentro de las fincas de plátanos. Para ello, se ha subdividido la Isla en cinco zonas: 1) Barlovento -San Andrés y Sauces – La Galga; 2) Martín Luis – Breñas – Mazo; 3) Fuencaliente – El Remo – Puerto Naos – Las Hoyas – Tazacorte; 4) Los Llanos de Aridane; 5) Tijarafe – Puntagorda.

En cada una de esas zonas se ha establecido una estación meteorológica de referencia, de la que se toman los datos para hacer la recomendación, que además se pondera con el histórico recogido por esta instalación en los últimos 18 años, que es el tiempo que llevan instaladas.

Para cada una de estas zonas, se aportan tres clases de recomendaciones de riego: Litros por planta a la semana; litros por planta al día, y pipas por celemín a la semana. Asimismo, cabe destacar que se trata de una recomendación de carácter general, que después cada agricultor debe adaptar a la naturaleza de cada finca.

“Queremos que el agricultor y las comunidades de regantes tengan un documento, que pueden consultar de forma digital o descargar, que contribuya a racionalizar el consumo de agua de riego”, concluyó el responsable del sector primario insular.