«Agrupación y segregación» de las fincas perdidas, uno de los planes para la reconstrucción

Las explotaciones se unificarían y se dividirían de tal manera que cada agricultor recupere lo que tenía antes del volcán.

Una de las ideas que está sobre la mesa para la reconstrucción de La Palma es un plan de «agrupación y segregación» de las fincas que se han perdido, de tal forma que se pueda optimizar el espacio uniendo las explotaciones y dividirlas entre los productores, según lo que tenían antes de la erupción del volcán. Así lo ha contado el consejero de Ordenación del Territorio del Cabildo de La Palma, Gonzalo Pascual, en una entrevista en Onda Cero La Palma.

«Desde un punto de vista residencial, las viviendas se pueden trasladar de una forma u otra, pero lo que son los cultivos no los podemos trasladar» asegura Pascual, refiriéndose a que hay una gran cantidad de fanegas y cultivos que han desaparecido y «la zona por excelencia de cultivo es a partir de esa cota de 400-500 metros hacia abajo». Por lo que «hay que recuperar si o si».

Para poder recuperar ese espacio que se ha perdido y «aprovechar» lo ocurrido para hacer una reconstrucción inteligente y sostenible, se plantea ese plan de agrupar y segregar las fincas. La idea sería, según los espacios que se pueda recuperar, ir unificando todas las fincas que se han perdido y hacer la división de lo que tenía cada agricultor y todo ello hacerlo con energía sostenible que permita tener iluminación y riego eficientes. Los viarios sería una cuestión clave, pues no tendría cada agricultor el viario que tenía antes del volcán, sino que se crearían viarios que permitieran la entrada de camiones de mayor tamaño que puedan cargar una mayor cantidad de kilos a la vez, los lleven a los almacenes y así reducir los viajes.

El objetivo, señala Gonzalo Pascual, es que todo «redunde en una mayor productividad, eliminando la huella de carbono». Para ello, debemos «colaborar para fundar esta idea y que las ayudas que lleguen sean bien canalizadas para que no regresemos al 19 de septiembre de 2021, sino para ponernos en el 2030″.

El consejero tiene claro que va a quedar alguna parte protegida para investigaciones o para recursos turístico, «pero que en la medida de los posible se pueda recuperar el máximo».

Desde esa cota de 400-500 metros para arriba la decisión será del Gobierno de Canarias y dependerá de la legislación «y de lo que nos vayamos encontrando (jameos, tubos lávicos, etc.).

110 millones para la recuperación de los espacios agrícolas y ganaderos

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, durante la visita a La Palma junto al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas y el comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Janusz Wojciechowski, cifró la inversión necesaria para reconstruir los espacios de usos agrícola y, en menos casos, ganadero en más de 110 millones de euros.

Ante el ministro Planas y el comisario europeo de Agricultura, aludió a que el titular de la cartera relacionada con el sector agrario en la Comisión Europea, Janusz Wojciechowski, se había quedado “impactado” por los efectos tan destructivos de la erupción en el campo del Valle de Aridane, de manera especial en el cultivo dominante en la zona costera, la platanera.

El titular del Ejecutivo canario se mostró confiado en la colaboración financiera de las administraciones estatal y comunitaria para lograr ese objetivo y así permitir que la gente del campo en esa área destruida pueda recuperar lo antes que sea posible su actividad económica principal. Para lograr ese fin, el presidente de Canarias se refirió al decreto ley autonómico que en breve se aprobará por el Consejo de Gobierno con el propósito básico de actuar en la planificación y ordenación de los espacios colmatados por la lava y que esto se haga con las máximas garantías jurídicas.

TE PUEDE INTERESAR:

Gonzalo Pascual : «Todo aquello que podamos recuperar, recuperémoslo»

Se cifra en 110 millones la reconstrucción de fincas e infraestructuras agrarias destruidas por el volcán