Agua para La Palma: “El agua nos va a doler cuando se generen restricciones en el riego y en la población”

Pedro Monzón y Mónica Riverol, presidente y secretaria de la Asociación, han lamentado haber tenido que escuchar al consejero de Aguas afirmar que “el agua tiene que doler”.

“El agua no tiene que doler”, han recalado desde la Asociación Agua para La Palma. Sin embargo, Monzón y Riverol han afirmado que “el agua nos va a doler cuando se generen restricciones en el riego y en la población”. Respecto a la planificación que se ha llevado a cabo a lo largo de los últimos años sobre el escenario hidrológico en el que se mueve la isla, esta ha sido tildada por dicha asociación como “un conjunto de desastres”. Ante la hoja de ruta recogida dentro del Plan Hidrológico -cuya planificación se extiende hasta el año 2033- la Asociación Agua para La Palma ha presentado 19 alegaciones, redactadas con la colaboración y supervisión de Carlos Soler, doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, para dejar constancia de “los fallos” que presenta el mencionado Plan. “Echamos en falta una revisión del documento y la presencia de un coordinador que figuramos inexistente”, han comentado. Uno de los grandes fallos, a juicio de Monzón y Riverol, es que “los controles para las captaciones no se pueden hacer igual para una galería que para un pozo, ya que su funcionamiento es completamente distinto”

“Por otro lado, hemos solicitado un informe que diga si puede ser obligatorio que se ejecuten los cierres en las galerías y la respuesta ha sido favorable”, ha asegurado la secretaria de la Asociación. El motivo principal de esa respuesta favorable que, supuestamente, han recibido los miembros de Agua para La Palma es que la ley “exige” que se cuide el agua al tratarse de un recurso escaso y vital para la supervivencia de las personas. En relación con lo anteriormente expuesto, Agua para La Palma ha denunciado que hay un interés “tácito” en que el agua se mantenga a un coste elevado.

Mesa de la sequía

El Cabildo Insular de La Palma se sentaba, el pasado miércoles día 21 de febrero, con representantes del sector privado para intentar buscar soluciones ante la carestía de agua que experimenta la isla. Sin embargo, desde la Asociación se preguntan si todo es atribuible al cambio climático y a las condiciones meteorológicas anómalas que estamos padeciendo en los últimos años. “¿Es culpa del cambio climático que el 60% de la capacidad para acumular agua de la que dispone el Consejo Insular de Aguas haya colapsado?” ha sido una de las preguntas abiertas que ha emitido Monzón. En la misma línea incisiva continuó proclamando preguntas. “¿Es culpa del cambio climático que entre los canales LP1 y LP2 tengamos pérdidas de hasta un 40%?”. “No entendemos cómo se pueden gastar 1,8 millones de euros en un canal de cemento de más de 60 años en vez de invertir el dinero en instalar una tubería para tener un sistema de monitoreo eficaz al cien por cien”, proseguía.  Asimismo, ha lamentado que existan 9 de cada 10 galerías en La Palma que estén drenando el agua “sin control”. Por último, ante la crisis hidrológico de la que habla la primera institución de la isla, Monzón ha apuntado que “La Palma tiene agua hasta cuatro veces más de la que necesita”.

Por otro lado, presidente y secretaria han expuesto su rechazo a la instalación de desaladoras argumentando que “no es una buena alternativa porque contaminaría y conllevaría un gasto de 40 millones de euros”. “Nuestras propuestas son más económicas y ecológicas”, han defendido.

Túnel de Trasvase.

Monzón y Riverol han hecho referencia también a la obra del Túnel de Trasvase que, según han manifestado ante los medios de comunicación, “ha estado abandonada durante más de 20 años”. “El agua no se pierde solamente en la solera de la galería, sino que se pierde alrededor de la sección de toda la galería”, han dicho. De esta manera, desde Agua para La Palma se han mostrado indignados al comprobar que “se arrastra el mismo porcentaje de pérdidas de un año a otro, pérdidas que a su vez siguen sin solucionarse”. “Proponemos que se ejecuten bien los cierres, se realicen bien los tranques hidráulicos y se corrijan las pérdidas en la red de distribución”, han recalcado.

Por último, Monzón y Riverol han recordado que “el Cabildo tiene mayoría absoluta para ponerse a hacer los deberes».