Ángel Pérez: “El volcán ha generado un atractivo turístico que debe ser planificado desde el corazón de la ciudadanía palmera para que no pierda su interés científico”

 

  • Para aquellas personas que no conozcan AMUPARNA, ¿podría explicarnos en qué trabaja la asociación y por qué es importante y relevante pertenecer a ella? 
  • El objetivo principal de la Asociación de Municipios con Territorio en Parque Nacional es servir como foro de reunión y debate, así como adoptar el carácter de interlocutor válido para las relaciones con otras administraciones y apostar por los parques nacionales como verdaderos motores de progreso y ejemplo de sostenibilidad económica, social y medioambiental. Pertenecer a esta asociación supone compartir experiencias y aunar esfuerzos en una dirección clara: la mejora de la gestión de los territorios en Parques Nacionales en todos sus sentidos: turística, cultural, deportiva, etc.

 

Las próximas jornadas de AMUPARNA hablarán de la importancia de la conservación del cielo nocturno. ¿Por qué es importante sensibilizar tanto a administraciones como población de que un buen cielo nocturno significa también buena salud medioambiental? 

 

La degradación del cielo nocturno es un problema ambiental en aumento, un riesgo  al que debemos dar respuesta del mismo modo que hemos ido afrontando otras amenazas en nuestro medio como el cambio climático o la gestión de residuos.

El cielo “limpio” no solo constituye un importante patrimonio científico y cultural, sino también un eje en torno al que desarrollar actividades de turismo sostenible y cuya carencia, derivada de la contaminación lumínica, afecta a nuestra salud y a la de los ecosistemas.

Además, la conservación del cielo nocturno es una forma de dar respuesta a la mayor crisis

energética de las últimas décadas y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

 

El binomio conservación-desarrollo permite a los municipios integrantes de AMUPARNA crecer económicamente mientras hacen disfrutar a los visitantes con sus encantos. ¿Cómo se combina esto con la población local?

 

Tengo claro que las personas que habitan los territorios en Parque Natural son los verdaderos gestores de estos espacios y los protagonistas de su futuro. Gracias a ellos hemos heredado un legado único en el mundo, un paisaje cultural que no sería posible sin su sabiduría. Por eso, las administraciones debemos impulsar y poner en valor estos saberes y servirnos de las nuevas tecnologías para continuar el camino. Además, debemos ser reivindicativos, pues necesitamos mayores inversiones para poder desarrollar las infraestructuras necesarias que nos permitan conservar y progresar adecuadamente. Una financiación que no solo llegue a las arcas municipales, sino directamente a los vecinos y vecinas para desarrollar proyectos innovadores de ecoturismo, energía, redes, etcétera. 

Las jornadas que tendrán lugar los próximos días en el entorno de la Caldera de Taburiente estaban previstas para el año pasado pero se tuvieron que aplazar por la erupción. La finalidad de estas jornadas, entre otras cosas, es prestar apoyo a la isla de La Palma ¿Ha notado especial sensibilidad con La Palma por parte de las administraciones y de la población en general? ¿Qué aspectos serían mejorables de cara a futuras catástrofes naturales de este tipo? 

 

 

Sin lugar a dudas, teníamos claro que tras la anulación de las jornadas, que tuvieron que ser aplazadas por la erupción volcánica, éstas debían volver a regresar a la isla de la Palma, como muestra de nuestro apoyo y valoración, no solo por lo que han pasado los palmeros en esta emergencia, sino por el compromiso con el territorio que alberga este magnífico Parque Nacional de la Caldera de Taburiente.

Nuestro contacto directo se viene realizando con el municipio de El Paso, lugar donde se sitúa el parque nacional, y lo cierto es que su empeño y la fuerza que han mostrado en esta emergencia la hemos sentido desde los diferentes territorios que conforman esta asociación.

No nos cabe la menor duda de que las administraciones han estado dando respuestas puesto que es su responsabilidad, y de una manera coordinada deben buscar las soluciones para los afectados, una labor muy dura y que ponemos en valor desde AMUPARNA.

 

Con la erupción del volcán de Cumbre Vieja, La Palma sufrió un duro revés al tiempo que sirvió como atractivo turístico. ¿Qué ha enseñado el volcán al resto de Parques Nacionales y cómo puede El Paso y La Palma explotar la nueva situación?

 

En general, el volcán de Cumbre Vieja nos ha recordado lo frágiles y delicados que son los ecosistemas que habitan nuestro planeta y que debemos de estudiar para poder adaptarnos lo mejor posible a sus particularidades y a los nuevos escenarios derivados del cambio climático. 

El volcán ha generado un nuevo atractivo turístico, pero su explotación debe de ser sostenible y muy importante, planificada desde el corazón de los palmeros. En cualquier otro caso, se degradará y perderá su atractivo turístico y su interés científico.