Arranca el plazo para la solicitud de plazas alternativas para alumnado de dos a tres años

Este martes arranca el plazo de solicitud de plaza para aquel alumnado de 2 a 3 años que, habiendo sido matriculado en el primer ciclo de educación infantil en escuelas públicas del Gobierno de Canarias, no haya podido iniciar su escolarización al no estar acabadas sus aulas. 

Hasta que terminen las obras en dichas aulas, los alumnos serán derivados a escuelas públicas municipales y centros privados, asumiendo su coste la Consejería de Educación, tal y como en su día anunció su responsable, Poli Suárez, quien, a iniciativa propia, ha presidido este lunes una reunión informativa entre técnicos de la Unidad Administrativa Provisional (UAP), encargada de supervisar los trabajos, y portavoces en materia educativa de los distintos grupos del Parlamento de Canarias. 

Hay que recordar que la incorporación de estos niños y niñas al sistema educativo no fue debidamente planificada por el anterior Ejecutivo, presidido por Ángel Víctor Torres, el cual ofertó 1.196 nuevas plazas en 65 centros para el curso 2023/2024 (finalmente, los matriculados ascienden solo a 1.027) sin terminar las obras ni adquirir los suministros necesarios para su puesta en funcionamiento. 

Otra muestra de esa mala planificación se halla en el hecho de que su Resolución de 4 de abril de 2023, por la que se establecía el calendario escolar y se dictaban instrucciones para la organización y desarrollo de las actividades de comienzo y finalización del curso 2023/2024 para los centros de enseñanzas no universitarias de la Comunidad Autónoma de Canarias, ni siquiera fijara la fecha exacta en la que este alumnado debía incorporarse a las aulas.  

En su lugar, simplemente se indicaba que «en los centros docentes dependientes de la Consejería que en el curso 2023/2024 implanten el primer ciclo de Educación Infantil, la fecha de inicio de las actividades propiamente lectivas quedará supeditada a la finalización de las obras y la dotación del equipamiento necesarias para la apertura y puesta en funcionamiento de dichas aulas, previa supervisión de la Inspección de Educación y comunicación a la Dirección Territorial correspondiente. Esta circunstancia excepcional supondrá que la fecha de inicio pueda ser diferente en cada uno de estos centros». 

Sin embargo, el Ejecutivo saliente y determinados colectivos han querido trasladar a la opinión pública que estas nuevas plazas no estaban listas el 11 de septiembre por culpa del actual Gobierno, cuando por los motivos técnicos y administrativos expuestos no ha sido así. 

Asimismo, han vertido otras acusaciones infundadas, como la de que este Gobierno pretende privatizar la educación pública derivando al alumnado a otros centros, cuando lo único que ha buscado es una solución a las familias afectadas por la mala gestión y la nula planificación de Torres y su consejera de Educación, Manuela Armas.  

Ante esta situación, el departamento que ahora dirige Poli Suárez ha diseñado en tiempo récord un protocolo para que esas familias puedan escolarizar a sus hijos a hijas en las plazas disponibles en otros centros autorizados de las Islas, tanto públicos (escuelas infantiles municipales) como privados, a la espera de que vayan concluyendo las obras en las aulas inexistentes en las que Torres y Armas dejaron que matricularan a sus hijos.  

La medida, por tanto, tiene solo carácter temporal y extraordinario, tal y como Suárez ha venido manifestando en sus intervenciones ante el Parlamento regional y los medios de comunicación, y como ha reiterado este lunes a los portavoces con los que se ha reunido en la sede grancanaria de la Consejería: Marcos Francisco Hernández (PSOE), Miguel Yonathan Martín (CC), Sonsoles Martín (PP), Carmen Hernández (Nueva Canarias), Melodie Mendoza (ASG) y Marta Gómez (VOX).  

Procedimiento extraordinario 

Desde la Consejería, cuyos actuales responsables lamentan las molestias ocasionadas por sus antecesores a las familias, se ha enviado a éstas un SMS con un enlace a la web corporativa www.gobiernodecanarias.org/educacion/web/infantil, donde este lunes se ha publicado el protocolo. 

El plazo para solicitar plaza arranca este martes, 26 de septiembre, y permanecerá abierto hasta el jueves, día 28. 

Las familias podrán elegir entre las plazas disponibles en los centros del listado publicado, debiendo presentar una única solicitud en el centro al que deseen optar en primer lugar. 

Posteriormente, la Consejería informará de la concesión de la plaza a los centros que, a partir del 2 de octubre, contactarán con las familias para explicarles los trámites necesarios para hacer efectiva la matrícula. 

Los niños y niñas se incorporarán a sus clases a partir del día siguiente, 3 de octubre. 

Según el acuerdo suscrito con la Federación Canaria de Municipios (FECAM) y la red de escuelas infantiles privadas de Canarias, con carácter general, las familias no tendrán que pagar nada mientras dure está situación, ya que los gastos en el centro elegido, valorados en 200 euros al mes, correrán por cuenta de la propia Consejería, exceptuando un pago único de 30 o 60 euros para la compra de material escolar por parte de los centros privados (el importe estará en función del tiempo que dure la escolarización: primer trimestre o todo el curso), los aumentos que puedan imponer las escuelas públicas municipales por encima de esos 200 euros y los gastos de comedor, que serán voluntarios. 

En ese sentido, el horario de permanencia en los centros privados será de 8.30 a 12.30 horas, mientras que, en las escuelas municipales, será el establecido en cada caso. No obstante, esos horarios podrán ampliarse mediante la contratación del servicio de comedor (hasta las 14.30, en el caso de los privados, y hasta la hora establecida, en los públicos que ofrezcan el servicio).