Aunque la evolución es «favorable», el incendio «no está controlado ni mucho menos»

112

El incendio de Garafía continúa sin controlarse, tras una jornada “intensísima” de trabajo, durante la que se ha descargado más de medio millón de litros de agua en distintos puntos.

Así lo han manifestado en la segunda rueda de prensa que ofrecían en el día de hoy el Presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres; el Director de Emergencias del Gobierno de Canarias, Jorge Parra; el Consejero de Seguridad, Julio Pérez; el Delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana y el Presidente del Cabildo Insular de La Palma, Mariano Hernández Zapata.

Torres ha apuntado que se ha trabajo en dos puntos. El que más preocupaba era el del Lomo de las palomas, ya que había riesgo de que el fuego entrara en la Caldera o Tijarafe, pero este punto ya ha quedado “sin efecto”. Por otro lado, la zona más preocupante y donde se encuentran activos tres puntos es Llano Negro, donde ahora se centran la mayoría de esfuerzos.

Las condiciones atmosféricas han sido “difíciles”, habiéndose alcanzado temperaturas entre 35-39ºC con una humedad de menos del 20%. El factor favorable ha sido el viento, que hasta el momento no ha aparecido, aunque se espera que lo haga durante la noche.

Este previsión apunta a que el incendio todavía puede dar “sustos”, según indica Parra. Quien también recuerda que el incendio “no está controlado ni mucho menos” y “no podemos bajar la guardia”.

En cuanto al área afectada, las cifras siguen siendo parecidas a las de la primera información de la tarde (16-18 km, 1.200-1.300 hectáreas afectadas y unas 400 quemadas). Lo que sí se puede destacar es que hay viviendas afectadas, pero se desconoce el número.