Canarias estudia medidas más restrictivas para frenar actos incívicos

55

Las medidas restrictivas tomadas por el Gobierno de Canarias la pasada semana para combatir los rebrotes que están surgiendo en las islas no serán las únicas. La situación no se calma y cada día el número de contagios hace recordar la peor fase de esta pandemia. Según las últimas cifras de Sanidad, los casos activos ya alcanzan los 1.051 en las Islas. Con estos datos, el ejecutivo regional se reunirá este jueves para volver a actualizar esta lista de acciones ‘anti-COVID-19’.

El objetivo del Gobierno será cortar los comportamientos incívicos que están provocando la aparición de numerosos contagios; ya que la relajación de una parte de la población que no sigue el protocolo está poniendo en riesgo los avances que el Archipiélago había realizado en estos meses para controlar la enfermedad.

La presencia de las fuerzas de seguridad está siendo cada vez más necesaria en labores de vigilancia y control para que se cumpla con la normativa establecida para la actual situación. Pero no son solo las administraciones quienes piden a los agentes que lleven a cabo este trabajo, sino que también, los sanitarios que se ven obligados a informar de cómo personas que han dado positivo a la PCR, así como sus contactos directos, se niegan a cumplir con el confinamiento de 14 días impuesto por ley.

Canarias quiere ‘coger el control’ de esta situación antes de que se le vaya de las manos y tenga que dar pasos más radicales que afecten a la economía, un golpe de que las islas difícilmente podrían salir. Además, está en juego el trabajo realizado por el ejecutivo a la hora de convencer a países como Reino Unido y Alemania de dejar fuera a las islas de sus prohibiciones, convenciéndolos de que somos un destino seguro y que las islas no deben pasar por el mismo filtro que el territorio peninsular. Algo que tendrán complicado conseguir si la irresponsabilidad sigue siendo la tónica del día a día en el Archipiélago.