Canarias solo intensificará los controles para que se cumpla con el uso obligatorio de la mascarilla

47

Al contrario de lo que están haciendo otras autonomías tras el repunte de contagios por COVID-19 en sus comunidades, el Gobierno de Canarias no dará ese paso y, por ahora, no convertirá en obligatorio el uso de las mascarillas, aunque sí intensificará los controles para que se cumplan las normas ya existentes de usarlas en espacios cerrados y en aquellas zonas públicas donde no se pueda garantizar una distancia física de 1,5 metros entre las personas.

Para tomar esta decisión el ejecutivo regional ha tenido en cuenta la situación epidemiológica del Archipiélago, en el que tan solo hay 83 casos activos. Según afirma Julio Pérez, portavoz del Gobierno: «Hoy por hoy, los expertos consideran que no es necesario aumentar la obligatoriedad del uso de las mascarillas más de lo que ya lo son, pues actualmente ya deben utilizarse en muchas actividades», reconociendo que por el contrario “sí hay que controlar más el acatamiento de las reglas. «Los servicios técnicos de Salud Pública han detectado que se producen incumplimientos de la regulación actual, como por ejemplo reuniones de ciudadanos en la calle sin distancia y sin protección, y en familia” expuso.

Para hacer esto posible, se intensificará la vigilancia y se promoverán más sanciones, acompañado de un llamamiento a la responsabilidad individual de todos los residentes y turistas que se encuentren en las Islas, pues el principal riesgo de contagio se concentra ahora en las reuniones de carácter privado que escapan a la inspección de las fuerzas y cuerpos de seguridad. «Si no se cumplen las reglas, se sancionará, pero en el ámbito privado es muy difícil entrar, así que apelamos al sentido de la responsabilidad», insistió el portavoz del Gobierno.

Aunque si la situación llegara a agravarse, esta medida se corregiría y se endurecerían las normas.

www.eltime.es