Las propuestas «ambiciosas» del economista Pedro Álvarez: convertir el Valle de Aridane en un solo municipio y, en 2030, solo tres ayuntamientos en La Palma

El economista Pedro Higinio Álvarez, intervino en la última Comisión Sobre los efectos de la crisis vulcanológica y reconstrucción de La Palma, en la que expuso, según sus consideraciones las tres circunstancias «que hacen necesario que la economía de La Palma de un giro de 180º«.

Tal y como Álvarez, «aprovechando que la erupción volcánica ha puesto sobre la mesa el debate sobre el presente y futuro de la isla», señala que las tres circunstancias que piden «cambio» son:

  1. La debilidad de la economía en cuanto a la creación de empleo, dependencia del exterior, deterioro de las condiciones de vida que afecta casi al 30% de la isla y una degradación medioambiental muchas veces irreversible.
  2. Las alteraciones del clima afectan a la economía.
  3. A raíz de la guerra de Ucrania, la UE está mirando más hacia el Este y es posible que las regiones ultraperiféricas y países del Oeste jueguen un papel menos importante. También afecta la problemática del Sahel en el norte de áfrica.

Es por ello, que este economista considera que necesitamos «un modelo de desarrollo distinto a lo que venimos trabajando desde hace años». Para él son ocho propuestas «básicas, estratégicas, a largo plazo y ambiciosas», tanto para el Valle como para toda la Isla:

  1. Las coladas y la fajana merecen ser protegidas desde el punto de vista jurídico por parte de la Comunidad Autónoma y hay que reparar el daño causado.
  2. Establecer una moratoria en la construcción de nuevas carreteras y paralizar las que se están ejecutando hasta determinar cuál es el papel de las infraestructuras de transporte en la futura planificación.
  3. El Valle de Aridane debe ser un solo municipio y este proceso de integración municipal debe alcanzar a todos los municipios para 2030 y que no haya más de 3 ayuntamientos en la isla.
  4. Se necesita proteger el suelo agrícola para que se preserve indiferentemente de la coyuntura política o electoral.
  5. Debemos trabajar para cambiar de manera drástica la gestión del agua, los residuos, la energía y la movilidad en la isla.
  6. A largo plazo, sustituir el cultivo del plátano por otro modelo agrícola teniendo en cuenta el autoabastecimiento y el mercado regional.
  7. La creación de nuevas camas turísticas dentro de los núcleos urbanos de la isla y del Valle. En el suelo no urbano, las que admitan los inmuebles de tipología tradicional canaria y que se permita su rehabilitación.
  8. La construcción residencial debe concentrarse en los núcleos urbanos y, una vez acabe, ir urbanizando la periferia.

 

TE PUEDE INTERESAR

El economista Pedro Higinio Álvarez nos deja más alternativas a la situación de la vivienda en La Palma