El Aeropuerto de La Palma ha realizado el 74% de las operaciones programadas durante la erupción volcánica

El Aeropuerto ha estado operativo aproximadamente el 90% del tiempo que duró el episodio eruptivo.

Foto de archivo del Aeropuerto de La Palma

El Aeropuerto de La Palma ha operadoel 74% de los vuelos que tenía programados entre el 19 de septiembre y el 15 de diciembre, periodo durante el que la erupción volcánica se tradujo en la emisión de gases y cenizas. De las 2.889 operaciones previstas en esos casi tres meses se llevaron a cabo 2.130. Un 34% de las cancelaciones se produjeron por el cierre operativo del Aeropuerto provocado por la deposición de ceniza volcánica y el otro 66%, al detectar las aerolíneas ceniza en el espacio aéreo. El Aeropuerto de La Palma solo tuvo que cerrar, por tanto, 9 jornadas y media de las 88 transcurridas desde el inicio de la erupción hasta el cese de la emisión de cenizas.

No obstante, la caída de ceniza volcánica sobre las instalaciones aeroportuarias ha obligado a una labor de limpieza constante en la que se han empleado tanto los medios del propio Aeropuerto como los facilitados por otros aeródromos de la red de Aena en Canarias, así como los recursos puestos a disposición por las administraciones de La Palma. “La seguridad ha sido nuestra prioridad, como siempre, pero hemos trabajado por mantener el Aeropuerto operativo todo el tiempo posible, ya que somos conscientes de la importancia que tiene para la sociedad y la economía de la isla”, destaca el director del Aeropuerto de La Palma, Felipe Sánchez, quien también agradece la “implicación constante” de las instituciones palmeras durante estas semanas.
El personal del Aeropuerto y de Aena, involucrado con la isla
Además del trabajo realizado para garantizar la operatividad del Aeropuerto, el personal del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios de Aena en La Palma se ha involucrado en las labores de apoyo a la población directamente afectada por la erupción -evacuación, retirada de enseres de las viviendas-y en la limpieza de ceniza volcánica en otros espacios de la isla, como es el caso de la helisuperficie del Hospital Insular. Además, Aena y su plantilla han donado 50.000 euros a la ONG World Central Kitchen, liderada por el cocinero José Andrés, para financiar la elaboración de 4.000 menús navideños destinados a la población afectada por el volcán. Esta donación se enmarca en el proyecto Nómina Solidaria y se ha complementado con la labor de voluntariado llevada a cabo por trabajadores del Aeropuerto de La Palma para entregar los menús a los destinatarios .
Incentivo extraordinario para recuperar las rutas aéreas
Aena aplicará en 2022 un nuevo incentivo a las compañías aéreas que operen en el Aeropuerto de La Palma con el fin de fomentar el tráfico aéreo e impulsar la programación de rutas y operaciones por parte de las aerolíneas. Aena contribuye así a la recuperación de la actividad en la isla. El nuevo incentivo supondrá la eliminación de la tarifa de utilización de infraestructuras o tarifa de pasajero en los vuelos de salida que tengan lugar desde el 1 de enero de 2022 hasta el 31 de diciembre de 2022, con origen en el Aeropuerto de La Palma y destino a la Península, las Islas Baleares o a un destino internacional. El incentivo, que consiste en que las compañías recibirán el reembolso del 100% de la tarifa de pasajero en los vuelos de salida, actúa sobre la tarifa que las aerolíneas trasladan a los pasajeros por la utilización de la infraestructura, lo que puede contribuir a promover la actividad en el Aeropuerto de La Palma.
Seguimiento y coordinación
El comienzo de la erupción, el 19 de septiembre, activó todos los mecanismos necesarios para afrontar la situación. Para ello, Aena contactó con responsables de aeropuertos de diferentes lugares del mundo que habían vivido epidodios parecidos, como los de Quito (Ecuador), Catania (Italia) y Miyazaki (Japón). Asimismo, Aena celebró reuniones internas de coordinación y seguimiento de la situación, durante el primer mes con periodicidad diaria y después semanal, en las que participaron la dirección de Operaciones, la dirección de cada uno de los aeropuertos afectados y la dirección del Grupo Canarias, además de las convocadas con carácter de urgencia para abordar incidencias extraordinarias. Por su parte, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) convocó diariamente la Célula de Coordinación y Seguimiento de Cenizas Volcánicas, al frente de la cual ha estado el director de la Unidad de Emergencias, Seguridad y Gestión de Crisis del MITMAy en la que también han participadola Dirección General de Aviación Civil, la Dirección General de Marina Mercante, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el Instituto Geográfico Nacional (IGN), el Ejército del Aire, Protección Civil, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), Enaire, SAERCO y Aena.
Durante el transcurso de la crisis volcánica, además, se celebraron tres sesiones de expertos con la participación detodos los actores implicados -dirección del Aeropuerto de La Palma, AESA, operadores aéreos, Control de Tráfico Aéreo, Seguridad Operacional de Aena…-, orientadas a compartir experiencias, reforzar la coordinación y garantizar una comunicación permanente y fluida para preservar la seguridad de las operaciones. Por su parte, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, visitó el Aeropuerto de La Palma el 8 de noviembre para transmitir su apoyo a la plantilla de Aena y para conocer al detalle, de la mano del gestor aeroportuario y de Enaire, las medidas aplicadas en las instalaciones del aeródromo y en el espacio aéreo de la isla para hacer frente a las consecuencias de la erupción del volcán.