«El alcalde de El Paso será el primero que se amarre a un pino para imposibilitar que se coloque ningún tipo de planta de asfaltado en el municipio»

La posibilidad de que se coloque una planta de asfalto en El Paso, ha desatado una oleada de quejas en el municipio. Según señalan desde el consistorio, que se posiciona en una negativa tajante, desde el Cabildo Insular de La Palma ha habido un planteamiento de  utilizar el espacio de la planta de extracción de áridos del Riachuelo y la zona industrial.

El alcalde del Ayuntamiento de El Paso, Sergio Rodríguez, asegura en los micrófonos de Onda Cero La Palma «de forma taxativa que no se va a colocar ninguna planta falta de asfalto ni en el riachuelo ni en la zona industrial».

Rodríguez reconoce ser «consciente de la necesidad y la importancia que tiene para la isla de La Palma, pero no son los lugares apropiados». En este sentido, el alcalde explica que en la zona del Riachuelo «la planificación del ayuntamiento es la de poner en marcha un instrumento de planificación singular turística, que pretende recuperar este espacio para poner en valor la naturaleza y el paisaje y recuperar un espacio que está degradado». En el caso de la zona industrial, que se plantea tras haberse perdido el Callejón de La Gata por la erupción volcánica, Sergio Rodríguez asegura que esta zona industrial «tendrá actividades de otro tipo, pero no una planta de asfalto».

«El alcalde de El Paso será el primero que se amarre a un pino para imposibilitar que se pueda colocar ningún tipo de planta de asfaltado» apunta Sergio Rodríguez, que insiste en que «absolutamente no se hará con la autorización del Ayuntamiento de El Paso».

Solo una planta de asfaltado en La Palma

La Palma ha venido arrastrando esta problemática durante mucho tiempo, en la que se une la necesidad de una más plantas de asfaltado en la Isla porque todas las obras dependen de la única que existe actualmente y el rechazo que se genera cada vez que se plantea la implantación de una nueva.

Muestra de ello fue el revuelo que surgió hace unos años con la instalación de otras dos plantas de asfalto en el Callejón de La Gata, en Los Llanos de Aridane. Una de ellas desmantelada y otra que no llegó a instalarse.

La negativa se centra en la cercanía a núcleos de población, y las afecciones a la salud de las personas y al medio ambiente, que podría generar este tipo de industria. Sin embargo, a las administraciones les preocupa que las obras dependan de la disponibilidad de un única planta de asfalto en la isla, algo que se agrava todavía más tras la erupción volcánica por la cantidad de obras que precisa la reconstrucción.

Aunque todavía no se sabe cuál será el futuro de la isla en este sentido, desde el Cabildo de La Palma aseguran estar trabajando  en una futura planificación territorial que «anime» a nuevas industrias a instalarse en La Palma, sin que esto les acarree problemas jurídicos, como ya pasó con las otras dos empresas del desaparecido Callejón de la Gata.