El Ayuntamiento de la Villa y Puerto de Tazacorte aprueba por primera vez con un sobresaliente en el Índice de Transparencia de Canarias

El Primer Teniente de Alcalde, Toni Santana, ha puesto en valor el trabajo y esfuerzo de estos meses y ha destacado que “se trata de un reto personal cuyo objetivo es que la administración local sea cada vez más transparente” Por su parte, el alcalde, Manuel González, subraya el “salto cualitativo” que supone esta subida en la puntuación “el derecho de acceso de los ciudadanos a la información”

El Ayuntamiento de Tazacorte ha alcanzado por primera vez el sobresaliente en materia de transparencia, según el Índice de Transparencia de Canarias.

El primer teniente de alcalde, Toni Santana, ha explicado que esta buena noticia es fruto de meses de trabajo y decenas de reuniones para mejorar en este aspecto tan importante de la Administración. Concretamente, afirma, el Ayuntamiento ha logrado una nota de un 9,75, más de 7 puntos por encima de la del año pasado, cuya nota fue un 2,69.

Santana destaca que se trata de “un reto personal” cuyo fin es contar con una Administración que sea cada vez “más transparente y cercana con el ciudadano”.

De hecho, recuerda, desde el año 2016 hasta la actualidad la nota más alta alcanzada por el Consistorio había sido un 3,73.

Además, agradece al personal del Ayuntamiento el duro trabajo llevado a cabo para alcanzar este objetivo y subraya que “hemos hecho todo lo posible y más para elevar la nota, y los resultados demuestran que el trabajo ha sido bueno”.

Por su parte, el alcalde de Tazacorte, Manuel González, subraya el “salto cualitativo” que supone esta subida en la puntuación “de la transparencia local y el derecho de acceso de los ciudadanos a la información, así como del trabajo de la corporación”.

González afirma que, si por algo se caracteriza el grupo de gobierno actual, es por “pelear cada día” para que cada vez sea más visible “nuestra transparencia y coherencia en el trabajo”.

Cabe recordar que el Índice de Transparencia de Canarias mide el grado de cumplimiento de las obligaciones informativas contempladas en la Ley de Transparencia de Canarias por las entidades públicas del Archipiélago, por las corporaciones de derecho público, y entidades privadas.