El Ayuntamiento de San Andrés y Sauces inicia las obras del gran centro socio deportivo de la comarca noreste de La Palma.

Los trabajos de la estructura del edificio cuenta con un presupuesto de 1,7 millones de euros, inversión en la que se integra una subvención directa del Cabildo palmero por valor de 400.000 euros

117

El Ayuntamiento de San Andrés y Sauces ha iniciado la ejecución del que será el gran centro socio-deportivo de la comarca noreste de La Palma. Las obras del proyecto arquitectónico y la estructura de esta nueva instalación se han puesto en marcha con una inversión de 1.777.194,50 euros, partida económica en la que se integra la subvención directa que, por valor de 400.000 euros al Ayuntamiento de San Andrés y Sauces, aporta la Consejería de Deportes del Cabildo de La Palma.

Así lo ha recordado el alcalde del municipio, Francisco Paz, quien destacó «la importancia de esta inversión para el primer gran equipamiento social de la comarca noroeste, con una oferta adaptada y que permitirá dar cobertura, además de a los usuarios de San Andrés y Sauces, a los de Barlovento, Puntallana y Garafía, respectivamente”.

El regidor local quiso agradecer «la sensibilidad del Cabildo insular de La Palma y de su consejero de Deportes, Raúl Camacho, a la hora de coparticipar de forma decidida en la financiación de un proyecto socio deportivo, que contará con una superficie de más de 1.000 metros cuadrados en la zona de Mequinez, tal y como figura en la propuesta inicial del Plan General del municipio».

Este gran centro socio-deportivo responde a una aspiración y a un compromiso del grupo de Gobierno por su carácter socio-asistencial y tras tener en cuenta varios parámetros, de entre los que destaca el índice de envejecimiento de la población, no solo en el municipio de San Andrés y Sauces sino en el conjunto de la comarca. El alcalde precisó que “los recursos públicos que asignamos a la construcción de este centro socio-deportivo, constituyen una inversión favorable a la imprescindible dinamización económica en tiempos de enorme complejidad por efecto de la pandemia, y en beneficio del bienestar social de un amplio espectro de la población local y una mejora de sus condiciones de vida y de salud”.

El futuro espacio socio-deportivo quedará configurado de forma que la planta baja del edificio albergue las instalaciones y los servicios generales de control, mantenimiento y almacenamiento, con la posibilidad de albergar otros servicios municipales como aparcamientos o talleres; la primera planta se destinará a la zona de piscinas, termalismo y vestuario; y en la planta segunda se dispondrá un conjunto de salas y servicios de carácter deportivo y lúdico, complementario del uso principal termo-lúdicas.