El Cabildo implanta el programa de ‘Buenas prácticas ambientales para la gestión de residuos’ en sus instalaciones

La primera fase busca eliminar el consumo de botellas de plástico de un solo uso y la separación de los residuos. Tan solo la eliminación de las botellas de plástico permite reducir el consumo anual de una tonelada de este material.

114

El Cabildo Insular de La Palma comienza la implantación del programa de Buenas prácticas ambientales para la gestión de residuos que, en una primera fase, abarca los edificios administrativos del Palacio Insular, el Antiguo Parador y la Casa Rosada.

La consejera de Servicios y Cambio Climático, Nieves Rosa Arroyo, señala que este programa se pone en marcha tras la realización del diagnóstico ambiental de residuos realizado en el Cabildo de La Palma por la consultoría especializada Asteyma, que se encargará también de su desarrollo y evaluación.

Nieves Rosa Arroyo indicó que la emergencia sanitaria por el Covid-19 ha retrasado la implantación y desarrollo de este proyecto tal y como estaba programado. Ahora, en el proceso de nueva normalidad y pese a que parte del personal destinatario de estas acciones se encuentre en teletrabajo, se van a implantar todos los protocolos necesarios para desarrollar el Plan de Acción previsto entre el personal y visitantes.

La primera acción que se va a realizar tiene como objetivo la reducción drástica de envases de plástico de un solo uso para el consumo de agua. Para ello, cada una de las trabajadoras y trabajadores del Cabildo recibirá una botella de cristal reutilizable para que puedan reemplazarla por las botellas de plástico de un solo uso. Además, se instalarán diez máquinas dispensadoras de agua para que se puedan rellenar las botellas con todas las garantías higiénicas y sanitarias.

Cabe destacar que tan solo con esta medida, el Cabildo Insular podrá reducir una tonelada de plástico directo al año. Nieves Rosa Arroyo subrayó que este objetivo ambiental se podrá alcanzar sumando la voluntad de todas y todos los trabajadores del Cabildo. La consejera indicó que con la aplicación de estas medidas en los tres edificios insulares, el resultado equivale a reducir seis veces el consumo eléctrico anual de una familia o 1,5 toneladas de CO2.

En esta primera fase se procederá también a la instalación de islas de contenedores-papeleras de separación selectiva, con el propósito de separar el plástico, papel-cartón, material de escritura, etc para su recuperación de manera separada y lograr así un mejor reciclaje posterior.

Nieves Rosa Arroyo concluyó destacando que el Cabildo va a dotar de los medios necesarios para la realización, “entre todas y todos”, de este proceso de buenas prácticas ambientales, que “no solo permitirá la satisfacción personal y poder ser un referente para otras instituciones, sino sobre todo contribuir a través de pequeñas acciones cotidianas a mejorar la gestión ambiental de los residuos y, por tanto, de nuestro medio ambiente”.