El Cabildo insta a los ayuntamientos a relajar los requisitos para la construcción de viviendas para damnificados

El Pleno del Cabildo de La Palma ha aprobado por unanimidad una moción de Coalición Canaria por la que se insta a los ayuntamientos a relajar los requisitos que imponen a los afectados por la erupción volcánica de 2021 para reconstruir viviendas en suelo rústico de protección paisajística, reduciendo la parcela mínima a 500 metros cuadrados. Una iniciativa gracias a la cual “decenas de familias dispondrán de más herramientas para rehacer sus vidas en la Isla”, indica el presidente insular, Sergio Rodríguez.

“De esta manera, haremos posible desbloquear más suelo para los afectados por la erupción volcánica, favoreciendo a la recuperación social y económica de los palmeros y arrojando esperanza a todas aquellas familias que han sufrido las consecuencias de este devastador fenómeno natural”, señala el líder de la primera Corporación. Al mismo tiempo, Rodríguez indica que se dará traslado a los ayuntamientos de Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte, quienes en última instancia deberán decidir si adoptan estas modificaciones.

Se trata de un acuerdo que, si es suscrito por las instituciones locales, equipararía el criterio de parcela mínima edificable actualmente aplicado para la categoría de suelo rústico de protección paisajística (1.000 metros cuadrados) al criterio establecido para la categoría de suelo rústico de protección agraria, es decir, parcela mínima de 500 metros.

La decisión, según recoge el texto de la propuesta, se tomaría al amparo de la disposición final segunda del decreto-ley 1/2022, de 20 de enero, por el que se adoptan medidas urgentes en materia urbanística y económica para la construcción o reconstrucción de viviendas habituales afectadas por la erupción volcánica en la isla de La Palma.

Cabe recordar, según explicó el presidente Sergio Rodríguez, que en un primer momento se optó por una parcela mínima de 1.000 metros en el caso de los terrenos con categoría paisajística “entendiendo que le otorgaba una protección mayor”. No obstante, valora que, “vista la especulación que ha habido, es necesario relajar los criterios y facilitar lo más posible la ejecución de las obras”.