El Cabildo refuerza su compromiso con las personas sin hogar y en situación de vulnerabilidad

La institución destina, a través de Cáritas Diocesana, una ayuda de 46.000 euros para luchar contra la exclusión social de los colectivos con mayor riesgo

113

El Cabildo de La Palma, a través de la Consejería de Acción Social, que dirige Nieves Hernández, ha concedido una ayuda a Cáritas Diocesana de Tenerife con 46.000 euros para las personas sin hogar, la Unidad Móvil de Atención a personas sin hogar (UMAC) y para personas en situación de vulnerabilidad. ”Esta iniciativa es fruto del compromiso de la Institución insular con los colectivos que se encuentran en mayor riesgo de exclusión social”, afirma la consejera Nieves Hernández.

Hernández asegura que “en convenios de este tipo se materializa la política prioritaria de compromiso social del gobierno del Cabildo de La Palma ya que realizamos una aportación económica basada en atender a quienes peor lo pasan en nuestra sociedad, intentando paliar las desigualdades de los más desfavorecidos y procurando que puedan tener derecho a una vida digna y a disminuir la brecha de desigualdad con el resto de la ciudadanía”.

Las subvenciones nominativas que recibe Cáritas se destinan a tres áreas diferentes. Para el proyecto de personas sin hogar se aportan 6.000 euros que permitirán prestar servicios dos veces al día, de atención básica, donde se cubre la higiene personal, lavandería, comedor con desayuno y picnic para almuerzo y cena.

Por otro lado, se destinarán 20.000 euros para la atención integral de personas a través de la UMAC con el fin de realizar un diagnóstico de identificación y acompañamiento de las personas en situación de extrema vulnerabilidad. Esto se debe a que se ha comprobado un aumento de casos, 82 en 2018 y 109 en 2019, que justifican la necesidad de seguir apoyando el proyecto.

También se destinará una partida económica de 20.000 euros para la atención integral a personas en situación de vulnerabilidad social que pretende acompañar a este sector de la ciudadanía en la búsqueda de alternativas viables para mejorar su calidad de vida. Para ello, el proyecto se realizará a través de tres niveles de intervención como son el individual, ofreciendo información; el grupal, con talleres y actividades para la búsqueda de empleo, las tareas del hogar, entre otras; y el de la comunidad, desarrollando la gestión de las relaciones con el entorno. Con esta última ayuda, ya se beneficiaron en 2019 un total de 1.040 personas.

Con este tipo de iniciativas, el Cabildo de La Palma busca dar cobertura económica a entidades sin ánimo de lucro que atiendan las necesidades sociales de la ciudadanía palmera más desfavorecida. Con ello se facilita la asistencia a recursos de primera necesidad. Así se crea un ambiente en condiciones de igualdad y unos servicios sociales que den respuesta a las necesidades de este grupo.