El Cabildo y asociaciones del sector primario impulsan propuestas para el ‘Cinturón Verde del Noroeste’ de La Palma

Alberto Paz explica que las asociaciones La Foresta y Bodegas Noroeste de La Palma han presentado proyectos para la prevención de los incendios forestales y la generación de empleo en el mundo rural

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de La Palma, que dirige Alberto Paz, trabaja de la mano de las asociaciones La Foresta y Bodegas Noroeste de La Palma en la recuperación del denominado Cinturón Verde del Noroeste de la Isla con la apuesta por varios cultivos. 

El consejero insular ha mantenido reuniones con representantes de ambas entidades para conocer los proyectos que estas le han planteado a la Corporación insular, propuestas que buscan promover el empleo en el sector primario de la Isla, a través de la recuperación de cultivos como el almendro, el viñedo o la actividad del pastoreo.

“Se trata de una serie de actuaciones que supondrán un importante revulsivo para el mundo rural de la isla de La Palma, dado que busca recuperar los cultivos tradicionales y revalorizarlos como patrimonio cultural y natural”, explica el consejero. 

Además, añade Alberto Paz, “esto incentivará el empleo en el sector primario insular y permitirá ayudar a la prevención de incendios forestales en nuestros montes, aprovechando las parcelas que actualmente están en desuso para desarrollar este proyecto”, defiende. 

Este programa tiene como objetivos específicos, además, diseñar modelos agroforestales sostenibles y adaptados al cambio climático; recuperar sistemas agroforestales en desuso o en vías de desaparición; expandir conocimientos científico-técnicos relacionados con el manejo de parcelas agroforestales en desuso;  aumentar la oferta cultural, pedagógica, comercial y turística relacionada con los cultivos tradicionales y el paisaje rural e incrementar la oferta formativa para la profesionalización de los sectores relacionados. A esto se añade el poder visibilizar el papel de la mujer en el desarrollo socio-económico del entorno rural; potenciar la agrobiodiversidad tradicional y reducir la erosión de suelos, y contribuir al desarrollo del tejido asociativo, empresarial y productivo relacionado con los cultivos agroforestales tradicionales.