El CIRPAC de La Palma analiza los servicios de salud mental para hacer frente a los efectos de la pandemia y de la erupción volcánica

El Área de Salud de La Palma puso en marcha recientemente un Equipo Comunitario Asertivo y un Programa de evaluación y atención psicológica para personas afectadas por la erupción volcánica

El Área de Salud de La Palma, adscrita a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, celebró este viernes, día 1 de abril, una nueva reunión del Consejo Insular de Rehabilitación Psicosocial y Acción Comunitaria (CIRPAC) en la que se expusieron y analizaron las acciones y servicios puestos en marcha para atender a las personas con problemas de salud mental, prestando especial atención a aquellos derivados de la pandemia de la COVID-19 y de la erupción volcánica en Cumbre Vieja.

A esta sesión del CIRPAC asistieron el director del Área de Salud de La Palma, Kilian Sánchez, la Gerente de los Servicios Sanitarios, Mercedes Coello, representantes del Cabildo Insular, de los ayuntamientos y de todos los sectores implicados en este ámbito en la Isla, así como miembros de las asociaciones de afectados por la erupción.

En el encuentro se presentaron los recursos activados para incrementar la actividad de la Gerencia de los Servicios Sanitarios de La Palma en salud mental a consecuencia de la crisis volcánica y se revisó el circuito de coordinación y atención de usuarios de salud mental en la Isla.

Nuevas acciones

Durante la reunión se informó de la reciente puesta en marcha del Equipo Comunitario Asertivo (ECA) integrado por la enfermera de Atención Especializada Patricia Granero y la trabajadora social María Inmaculada Gonzalo, que desempeñan su labor mediante visitas domiciliarias en toda la Isla. Este servicio se pone en marcha en La Palma para reforzar los recursos sociosanitarios destinados a la rehabilitación, reinserción y recuperación de personas con patología mental grave.

Estas profesionales dan asistencia a personas que padecen algún tipo de trastorno mental grave, principalmente centrado en la psicosis, y que, además, pueden carecer de una red sólida de apoyos sociales o familiares. El trabajo del ECA está encaminado a fomentar los hábitos de vida saludable y acercar al paciente al sistema socio-sanitario para mejorar su rehabilitación e inserción social, acompañando y orientando a cada persona según sus necesidades y demandas.

Las profesionales realizan un acompañamiento basado en un proceso terapéutico centrado en el paciente, por lo que su papel es asegurar y acompañar a la persona con problemas de salud mental para que persiga sus propios deseos, esperanzas y aspiraciones.

Además, se presentó el Programa de evaluación y atención psicológica para personas afectadas por la erupción volcánica. Esta iniciativa está coordinada por el facultativo especialista en Psicología clínica del Hospital Universitario de La Palma José Carlos Ibáñez y tiene dos tareas principales principales: la coordinación intersectorial entre las distintas administraciones que prestan atención psicológica a personas afectadas, y dar atención directa a los pacientes en una consulta específica que se desarrolla en el CAE de Los Llanos y en los centros de salud de El Paso y de Tazacorte.

Esta atención directa se da a personas de todas las edades que presentan o en las que se detecta algún tipo de sintomatología ansioso-depresiva-post-traumática, reacciones emocionales anómalas o cambios significativos en su comportamiento familiar o social provocados o relacionados con el volcán. En esta consulta también se atiende a personas que solicitan valoración o atención psicológica tras tener relación a la exposición prolongada a una experiencia traumática o por haber sufrido pérdidas significativas que puedan suponer un factor de riesgo para desarrollar un cuadro clínico en el ámbito de la salud mental.

Otras acciones

Por su parte, el director del Área de Salud de La Palma y la gerente de los Servicios Sanitarios recordaron que en la Isla se han incrementado las acciones encaminadas a dar respuesta a las demandas de atención a los problemas de salud mental derivados de la erupción volcánica.

Todas estas medidas están incluidas en la Estrategia Sanitaria de Actuación Inmediata de La Palma para dar repuesta a las necesidades de la población tras la erupción, en el marco del Plan Especial para la Reconstrucción de La Palma.