El Gobierno aprueba el incentivo al empleo para beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital a que mejoren su situación laboral

El Consejo de Ministros, a propuesta del  Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, ha aprobado el ‘Real  Decreto por el que se regula la compatibilidad del ingreso mínimo vital con los  ingresos procedentes de rentas del trabajo o de la actividad económica por  cuenta propia con el fin de mejorar las oportunidades reales de inclusión  social y laboral de las personas beneficiarias de la prestación’. La Ley 19/2021  por la que se establece el IMV dispone que, para impulsar el tránsito desde  una situación de exclusión a una de participación en la sociedad, el IMV  contendrá en su diseño incentivos al empleo y a la inclusión con el fin de evitar  la llamada ‘trampa de pobreza’, es decir, que la existencia de la prestación  inhiba a sus beneficiarios de buscar empleo por el temor a perder o ver  reducidos sus ingresos.  

El incentivo al empleo que hoy se aprueba y entrará en vigor en enero de  2023 se orienta precisamente a que el beneficiario que se incorpore al  mercado de trabajo o incremente el número de horas de empleo en el caso  de que ya esté trabajando vea garantizada que su renta disponible sea  superior a la que habría tenido sin incentivo, con un incremento que se va  atenuando a medida que los rendimientos del trabajo aumentan. 

Así, cuando el perceptor del IMV registre un incremento de sus ingresos del  trabajo por cuenta ajena o propia que alcance hasta el 60% de la Renta  Garantizada para su tipo de hogar, el incentivo le proporcionará un aumento  de su renta disponible de la misma cuantía. La renta disponible del  beneficiario del IMV también aumentará cuando las subidas de sus ingresos  

procedentes del trabajo se sitúen entre el 60% y el 100% de su renta  garantizada. En este caso el incentivo variará en función de tres parámetros:  la presencia o no de menores (con un incentivo más alto para los hogares con  niños), la composición del hogar (con un incentivo más alto para las familias  monoparentales y para las personas con discapacidad) y la relación previa  con el mercado de trabajo (se incentiva más a las personas que se incorporan  a él que a las que ya estaban trabajando). El incentivo se mantendrá, aunque  de forma más atenuada, incluso para los aumentos salariales que superen el  umbral de la Renta Garantizada para el tipo de hogar al que pertenezca el  titular.  

Este mecanismo especial y estratégico de la política de inclusión que  desarrolla este ministerio no es una prestación nueva e independiente del  IMV; por tanto, los preceptores no tienen que solicitarla aparte, sino que se  calcula de oficio. Se activa cuando se revisa el IMV, y sólo en el caso de que 

haya cambios en los ingresos del trabajo porque se haya encontrado un  empleo o hayan mejorado las condiciones del que se tuviera.  

Aunque el incentivo al empleo no se solicita, el potencial beneficiario podrá  conocer las cuantías del mismo a través de un simulador desarrollado  específicamente para este mecanismo, que se pondrá en marcha en las  próximas semanas.  

Con la aprobación de este innovador mecanismo, el primer instrumento de  estas características que se implementa en la Administración General del  Estado, se cumple además con uno de los objetivos para apoyar la  participación en el mercado laboral del componente 22 del Plan de  Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), previsto para el último  trimestre del año 2022.  

Ejemplo del incentivo en familia monoparental  

– Familia monoparental con un menor que no ha tenido ingresos el año  anterior  

Su Renta Garantizada es de 10.737 euros al año, que en este caso coincide  con el IMV al no tener otros ingresos.  

Al año siguiente, la familia consigue ingresos del trabajo por valor de 1.000  euros.  

Al realizar la revisión del IMV, si no existiera incentivo al empleo, su IMV  sería de 9.737 euros (Renta Garantizada de 10.737 – 1.000 euros de  ingresos del trabajo).  

Pero el incentivo al empleo aporta en este caso 1.000 euros, así que el  IMV+ incentivo permitirá que la familia perciba 10.737 euros  

Así, su renta disponible sería de 11.737 euros, resultado de:   (IMV+incentivo = 10.737 euros) + (Salario = 1.000 euros)