El Gobierno pide máxima prudencia ante el empeoramiento del estado del mar a partir de esta noche

La Dirección General de Emergencias ha declarado la situación de alerta por fenómenos costeros en todo el archipiélago

El Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Emergencias, ha declarado la situación de alerta por fenómenos costeros en el archipiélago, a partir de las 22:30 horas de hoy sábado, 9 de marzo, en base a la información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología y otras fuentes disponibles, y en aplicación del Plan Específico de Emergencias de Canarias por Riesgos de Fenómenos Meteorológicos Adversos (PEFMA).

En ese sentido, las previsiones apuntan a un mal estado del mar, principalmente relacionado con mar de fondo, además de viento del noroeste y norte fuerza 2 – 4 (10 – 30 km/h) con áreas locales de fuerza (30 – 40 km/h) en altamar entre las islas. De marejada a marejadilla, mar de fondo del noroeste de 3,5 – 4,5 m. y oleaje de mar combinada 4 – 6 m, sin descartar olas puntuales más grandes.

Asimismo, influirán las mareas vivas equinocciales asociadas a luna nueva (con un coeficiente de marea de 116, lo que supone casi el máximo del rango establecido que se encuentra en 120) y se deben tener en cuenta las pleamares del domingo (00:45 – 01:15 h y 13:15 – 13:45 h) y del lunes (01:25 – 01:55 h y 13:50 – 14:25 h).

Esta situación también conlleva riesgo de inundación costera por saltos de oleaje a paseos marítimo y carreteras próximas a la línea de costa durante las pleamares, sobre todo desde dos horas antes y hasta una hora y media horas después del horario pico de la pleamar, especialmente en las costas del norte y del oeste de todas las islas. 

Por este motivo, el Gobierno de Canarias recomienda a la población que evite situaciones de riesgo en la costa y siga en todo momento las recomendaciones de autoprotección para no sufrir daños.

En estos momentos es fundamental no situarse en muelles y escolleras, ni permanecer en lugares cercanos al mar para evitar ser golpeados o arrastrados por las olas. Además, es importante recordar que está prohibido el baño en las playas con bandera roja y se debe evitar acceder al mar en zonas donde haya fuerte oleaje y resaca o que carezcan de servicios de vigilancia y salvamento.  

Hasta que el estado del mar mejore y finalice esta situación de alerta, se recomienda evitar los paseos por la costa y no circular con vehículos por carreteras cercanas a la línea de playa. Asimismo, es conveniente aplazar las actividades náuticas o deportivas y no bañarse en playas apartadas o sin vigilancia. En el caso de que se aprecie cierto oleaje, fuera de lo normal, no se debe permanecer cerca del agua, ni acercarse aunque se calme de repente.