El Gobierno recuerda la importancia seguir los consejos de autoprotección ante el mal estado del mar durante los próximos días

La Dirección General de Emergencias ha declarado la situación de prealerta por fenómenos costeros en todo el archipiélago y permanecerá activa desde la medianoche del martes, 26 de marzo Afectará especialmente a las costas del norte de todas las islas, y a las del oeste de La Palma, El Hierro, Fuerteventura y Lanzarote

El Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Emergencias, ha declarado la situación de prealerta por fenómenos costeros en el archipiélago, a partir de las 00:30 horas del martes, 26 de marzo, en base a la información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología y otras fuentes disponibles, y en aplicación del Plan Específico de Emergencias de Canarias por Riesgos de Fenómenos Meteorológicos Adversos (PEFMA).

La previsión meteorológica apunta a un mal estado del mar, especialmente en las costas del norte de todas las islas, y en las del oeste de La Palma, El Hierro, Fuerteventura y Lanzarote. Además, se prevé oleaje de mar combinada de 2,5 a cuatro metros. 

También, este martes, 26 de marzo habrá viento del norte y noroeste fuerza seis a siete (de entre 39 y 61 kilómetros por hora) y ocasionalmente fuerza ocho (de entre 62 y 74 kilómetros por hora) en el mar entre la vertiente este y sureste de La Gomera y la vertiente oeste de Tenerife. 

Ante estas circunstancias, el Gobierno de Canarias solicita a la población que evite situaciones de riesgo en todo el litoral del archipiélago y ponga en práctica las recomendaciones de autoprotección establecidas en estos casos para no sufrir accidentes.

Durante los próximos días, y mientras se mantenga el mal estado del mar, es fundamental no situarse en muelles y escolleras, ni permanecer en lugares cercanos al mar para evitar ser golpeados o arrastrados por las olas. Además, es importante recordar que está prohibido el baño en las playas en las que se encuentre la bandera roja y siempre se debe evitar acceder al mar en zonas donde haya fuerte oleaje y resaca o que carezcan de servicios de vigilancia y salvamento.  

Hasta que finalice esta situación, es conveniente aplazar las actividades náuticas o deportivas y si se dispone de una embarcación, se debe asegurar su amarre en un lugar resguardado.

Asimismo, se recomienda evitar los paseos por la costa y no circular con vehículos por carreteras cercanas a la línea de playa. Si se aprecia cierto oleaje, fuera de lo normal, no se debe permanecer cerca del agua, ni acercarse aunque se calme de repente.

En caso de emergencia, es necesario llamar inmediatamente al 1 1 2.