El jefe de servicio de la UCI palmera acusa a la dirección del Hospital de «desestabilizar y romper» su equipo de trabajo

255

El jefe de Servicio de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de La Palma, el doctor Luis Ramos, ha querido denunciar el cese de la supervisora de enfermería de este mismo departamento con el que, según él, se pretende «desestabilizar y romper» el equipo de trabajo.

Ramos señala directamente a la «administración» del centro hospitalario, que se ha encargado de «torpedear de nuevo» a la UCI, «con el objetivo real de desestabilizar» el servicio, ya que » la Administración sabe que sin esta excelente profesional el equipo se rompe y se crea un enorme agujero organizativo que tardará mucho tiempo en ser reparado. Ella ha sido de nuevo la ‘cabeza de turco'», indicó a través de sus redes sociales.

El médico destaca que «a esta enfermera, trabajadora incansable, responsable, cordial y muy querida por todos, se le ha comunicado su cese de manera fulminante, por segunda vez y por la misma Administración, un viernes a las tres menos cuarto de la tarde». Además añade que «los responsables directos ya se habían ido cuando la noticia llegó a mis oídos unos minutos después».

Entre los “delitos”, apostilla Luis Ramos, «la envidia de algunas personas cercanas por dejarse la piel en el trabajo, por hacer las cosas como hay que hacerlas y por tener una gran humanidad con los enfermos y con sus compañeros, sin distinción de clase o rango profesional».

Luis Ramos argumenta que la UCI del Hospital tiene 21 años de vida, nació allá por el año 1998 en el antiguo Hospital Nª Sra. de Las Nieves. En este servicio se implantan marcapasos definitivos, catéteres permanentes para enfermos que requieren hemodiálisis y catéteres reservorios para pacientes oncológicos que precisan quimioterapia. Además, se practican cardioversiones eléctricas para el tratamiento de arritmias y se realizan consultas de seguimiento de los marcapasos que han sido implantados previamente. Esta actividad no existe en ninguna otra UCI de la Comunidad Canaria ni del territorio nacional, y ha sido valorada muy positivamente en diversos escenarios científicos de Canarias y del resto de España.

Para todas estas tareas extraordinarias existe un equipo de profesionales especialmente dedicado que cuenta con los conocimientos, habilidades, experiencia y medios necesarios para su correcta implementación. Dichos profesionales, capitaneados por el jefe del Servicio y la supervisora de enfermería, no perciben ninguna remuneración económica adicional y sus únicos objetivos son la calidad asistencial y evitar el traslado innecesario de los pacientes al hospital de referencia en Tenerife.

Por ello, Luis Ramon indica que «si no hay apoyo institucional no hay equipo y sin este equipo no se podrá continuar con esta actividad asistencial», con lo que la consecuencia será que «los pacientes que precisen marcapasos u otros procedimientos especiales tendrán que ser derivados a Tenerife».

www.eltime.es