El Ministerio de Sanidad plantea obligar a llevar mascarillas en todos los espacios públicos

70

Primero comenzó siendo una recomendación. Luego se convirtieron en obligatorias en el transporte público. Ahora, el uso de la mascarilla podría dejar de ser una recomendación en los espacios públicos para ser también una obligatoriedad.

En el Consejo Interterritorial de Sanidad del pasado lunes, el ministro Salvador Illa pidió la opinión a las comunidades para recomendar o imponer a todas las personas llevarla cuando salgan a la calle. Canarias, en concreto, no ha solicitado medidas adicionales a las que ya existen, aplicándose las que están establecidas en el Boletín Oficial del Estado.

Si se plantea ampliar el uso de mascarillas es porque en las primeras salidas, con las medidas de relajación del confinamiento, se ha comprobado que en muchos espacios públicos es prácticamente inviable mantener la distancia, incluso al aire libre.

La recomendación cada vez más extendida de las mascarillas ha venido marcada por varios factores. Al principio no había suficientes para todos; y tampoco estaba claro el papel de los portadores asintomáticos, que posteriormente se han demostrado como uno de los vectores más peligrosos de la enfermedad. Al no presentar ningún signo de la covid-19, no toman precauciones y pueden esparcir el coronavirus sin darse cuenta.

Las mascarillas recomendadas para la población que no está en contacto con enfermos, las higiénicas o las quirúrgicas sirven de barrera precisamente para que alguien infectado no contagie. Las denominadas FPP2 y FPP3 son equipos de protección personal y solo están aconsejadas para personas que cuiden a enfermos, ya que su sistema prácticamente imposibilita inspirar el patógeno.

www.eltime.es