El PIDL destina 40 millones de euros al desarrollo de proyectos que permitan aminorar la desigualdad territorial, generen empleo y mejoren la calidad de vida de las personas

Sergio Rodríguez presentó este programa que dedicará anualmente 10 millones de euros para el desarrollo de proyectos que mejoren la calidad de vida de la ciudadanía

El Programa Insular de Desarrollo Local, impulsado por el Cabildo de La Palma con fondos propios, permitirá realizar una importante inversión en todo el territorio insular para aminorar la desigualdad territorial y generar empleo. El PIDL permitirá dedicar 40 millones de euros durante los próximos cuatro años para trasladar a los municipios los recursos necesarios que contribuyan al desarrollo de infraestructuras y obras municipales.

El encargado de presentar los detalles del programa, Sergio Rodríguez, destacó que esta es una iniciativa para proyectos que generen actividad económica, mejoren la calidad de vida de las personas, creen empleo e incrementen la actividad económica, siempre teniendo en cuenta conceptos de solidaridad y desarrollo sostenible.

En ese sentido, Sergio Rodríguez reafirmó la apuesta del Cabildo de La Palma de continuar trabajando de la mano de los municipios, teniendo en cuenta sus necesidades y atendiendo especialmente a las zonas afectadas por la erupción, así como a los territorios rurales.

Sergio Rodríguez hace hincapié en que “tenemos claro que el Cabildo debe trabajar de la mano de los 14 ayuntamientos para fomentar que la Isla tenga futuro en todos y cada uno de sus municipios, atendiendo a las especificidades de cada uno y escuchando a sus representantes, que son quienes mejores conocen cuáles son las actuaciones y proyectos necesarios para lograr este fin”. Del mismo modo, señaló que desde la Institución se trabaja para aminorar los efectos de los territorios vaciados, generando sinergias entre los municipios que permitan contar con un territorio más fuerte y cohesionado, con “catorce municipios que son una sola isla”.

El presidente recordó que este programa sigue los criterios de reparto del Plan de Cooperación pero incorpora un índice corrector que favorece a las localidades rurales. “No debemos perder de vista aquellos municipios de La Palma que en los últimos años parece que han quedado en el olvido pero que tienen un importante valor y mucho potencial, por lo que es de justicia tener una especial sensibilidad con estas zonas y luchar porque tengan las mismas oportunidades que el resto de localidades”, defiende Rodríguez. 

Para ello, este programa sigue los criterios de reparto del Plan de Cooperación, incorporando un índice corrector que favorece a las localidades rurales. Así, en el reparto de las cuantías se tiene en cuenta en un 50% la población, en un 25% el concepto de solidaridad municipal y, por último, el otro 25% al índice de ruralidad. 

De esta manera, municipios como Garafía, Puntagorda, Fuencaliente, Tijarafe, Puntallana o Barlovento incrementan su porcentaje de beneficio de este programa para poder realizar inversiones en su territorio. 

Así, los 10 millones de euros anuales se repartirán a razón de 430.633,87 euros para Barlovento, 651.646,16 euros a Breña Alta, 565.702,87 euros a Breña Baja, 630.939,38 euros a Fuencaliente, 857.953,05 para Garafía, 1.453.389,16 euros para Los Llanos de Aridane, 601.713,11 euros para Villa de Mazo, 790.658.35 euros a El Paso, 565.063,68 euros para Puntagorda, 565.063,68 euros a Puntallana, 511.898,42 euros a San Andrés y Sauces, 1.110.436,56 euros para Santa Cruz de La Palma, 563.639,69 euros a Tazacorte y 585.590,17 euros para Tijarafe.

El comisionado insular de La Palma en la Federación Canaria de Municipios (Fecam), Jonathan Felipe, destacó que este “es un gran día para la municipalidad de la isla”, agradeciendo el apoyo que desde el Cabildo se está prestando a los municipios. Además, señaló que “entre los catorce municipios hacemos una isla”, indicando que como comisionado “hay un requisito que tenemos que aplicar, como es la ruralidad, eso nos permite dar equidad en los recursos”. 

Además, se refirió a que el PIDL “es una medida que permite a los municipios rurales acercarse a la igualdad de derechos” y destacó que con este programa “hoy nos miran de otras islas con admiración”.

El acto, celebrado en la Casa Massieu del Llano de Argual, contó con representación de los catorce ayuntamientos de la Isla y del grupo de gobierno insular. En el mismo, también tomaron la palabra representantes municipales.

Por su parte, el alcalde de Barlovento, Jacob Qadrí, señaló que este programa “es una buena noticia para La Palma”, ya que “son unos recursos nuevos que se generan en una época de limitaciones del gasto”, además de referirse a que son “un balón de oxígeno que permitirá actuaciones para nuestros vecinos, así como en la generación de economía y empleo”. 

También intervino el alcalde de Puntagorda, Vicente Rodríguez, quien felicitó al presidente por el plan, con el que “cumple sus promesas”, Rodríguez también dijo que “el índice de ruralidad hace que este día sea grande” ya que “es algo por lo que hemos luchado”. 

El último en intervenir fue el alcalde de Fuencaliente, Gregorio Alonso, quien reseñó que para los municipios “que también sufrimos el despoblamiento, este plan de Sergio”, como lo denominó, “viene de alguien que entendió que había que hacer las cosas de otra manera”. 

También destacó Alonso que la inyección económica de este programa “nos permitirá esas infraestructuras y bienestar para nuestros vecinos” y recalcó dirigiéndose a sus compañeros alcaldes y alcaldesas que “todos tenemos que ir de la mano y ser solidarios”.

El Cabildo y cada uno de los ayuntamientos suscribirán un convenio para disponer de la inversión, acordando posteriormente la fórmula de contratación de cada proyecto. Cada ayuntamiento deberá disponer del suelo y de la viabilidad urbanística para desarrollar cada infraestructura

Sergio Rodríguez recordó que el PIDL se enmarca dentro del Eje 3 del proyecto de Presupuesto 2024, destinado a la Reconstrucción y la Resiliencia Ciudadana, y que persigue lograr la reconstrucción de la Isla y la recuperación de sus personas en todos los ámbitos que se han visto dañados por la erupción, jugando un importante papel la recuperación de la calidad de vida.