El PSOE de El Paso acusa a CC de “no reconocer el trabajo de sus predecesores”

168

Leído el comunicado de Coalición Canaria, o de su gobierno local, titulado “El Paso sienta las bases de su estrategia turística con un inventario de su patrimonio”, los socialistas de El Paso creen que el mismo es obra de “un grupo embriagado por su victoria electoral, que se considera poseedor de “sinergias positivas”, fabricante unas veces de “productos globales”, y otras de “productos potentes”, solo pendiente de las redes sociales y de la realidad virtual, incapaz de reconocer el trabajo de sus predecesores, no ya de los de otro color político, sino de los suyos propios”.

“Hasta en los programas más añejos de las fiestas del Pino, incluso en los anteriores a la declaración de Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, e inclusive en el manifiesto de Manuel Fermín Sosa Taño del año 1929, encontramos reclamos a posibles visitantes de este municipio por sus “bellezas naturales” y «sede del mayor cráter del mundo», en alusión a la Cladera», añaden los socialistas.

Existen exhaustivos inventarios de bienes culturales desde principio de los años ochenta del pasado siglo, donde incluso se mencionan las cabañas del Refugio o Lomo de las Casas, un debate plenario a finales de enero de 1985 sobre Patrimonio Artístico y Arqueológico en El Paso, además del primer folleto turístico como tal en español y alemán (que conozcamos) del año 1987, sin olvidar las aportaciones de cronistas y personas desinteresadas”.

“Otra cosa es que ahora se quiera actualizar e informatizar todos esos aspectos y materias” pero, continúan, “venderlos como una novedad inventada hace cuatro o cinco años por los estrategas de CC solo puede ser producto de una falta respeto total”.

Profundizan los socialistas agregando que “incluso la novedosa restauración de las piletas de la Fuente del Pino, profusamente vendidas por Coalición Canaria, no ha sido la primera intervención municipal en el lugar, ni son los primeros en idear un centro de interpretación vulcanológica en Las Manchas, ni son los artífices de las obras de naturalización del Pino de la Virgen sino, por el contrario, los causantes de haberlas tenido que realizar”.

Precisamente en las obras de naturalización del Pino de la Virgen es donde se alcanza el paroxismo, rematan los socialistas, porque “el 27-11-1984 Coalición Canaria (API) rechaza una moción para poner límite al asfalto en torno al árbol centenario, y a partir de ahí entraría en una espiral urbanística en las inmediaciones de la Ermita que terminaría en el famoso alcorque que asfixiaba al árbol. Tres décadas después, sin memoria o sin pudor, se erigen en salvadores del Pino de la Virgen, apropiándose en exclusiva de una obra que fue empeño del concejal socialista Andrés Carmona”.