El PSOE reitera su denuncia por el “colapso” que sufre el sistema de dependencia y el “caos” en la gestión de la Consejería de Bienestar Social

La portavoz de Derechos Sociales del Grupo Parlamentario Socialista, Elena Máñez, rechaza las “excusas” de la consejera para justificar el desplome en las últimas estadísticas del Imserso alegando la aplicación de un nuevo aplicativo informático.

La portavoz de Derechos Sociales del Grupo Parlamentario Socialista, Elena Máñez, ha reiterado la denuncia del Grupo Socialista sobre el “colapso” que está sufriendo el sistema de dependencia en Canarias debido a la “nula gestión” y el “caos” de la Consejería de Bienestar Social dirigida por Candelaria Delgado. En este sentido, apoya las demandas del personal de dependencia, que han denunciado el caos en la reorganización del Área de Dependencia y en la aplicación de un nuevo aplicativo sin ofrecer la formación adecuada, además de pedir el cese de la directora general del área.  

Máñez rechaza las “excusas” de la consejera de Derechos Sociales para justificar el desplome en las últimas estadísticas del Imserso, centradas en la incorporación de un nuevo aplicativo informático. “A pesar de la excusa de la consejera utilizando el nuevo aplicativo que no funciona para justificar los malos datos, lo cierto es que eso no es lo único que no funciona en su Consejería. El mal funcionamiento de este aplicativo puede estar generando alguna disfunción, pero los problemas de la Consejería son más profundos y van más allá de un aplicativo”.

Para la diputada socialista, la consejera cumplirá pronto un año en el cargo, pero los grandes temas “siguen estando atascados. Al riesgo del colapso en dependencia, se une la falta de desarrollo del Servicio de Ayuda a Domicilio, un nuevo decreto para regular el funcionamiento en el sistema de dependencia, sin consenso con los trabajadores y trabajadoras, y que en vez de agilizar, se corre el riesgo de colapsar aún más el sistema, entre otros”. 

Máñez asegura que no están funcionando las directrices internas que se están dando, lo que está provocando un cúmulo de expedientes que no se están tramitando. “Existen problemas en la gestión de citas de del 012 y además la intención de la directora general es la de incrementar las ratios de atención por parte de los profesionales, e incluso se pretende que se realicen los informes sociales directamente en los domicilios de las personas que van a valorar”. 

En su opinión, todo ello está generando una “situación de malestar” y desánimo, que ha sido denunciado por los comités de empresa de la Consejería que dificulta el buen trabajo de las profesionales y los profesionales, muchos de ellos y ellas con 17 años de experiencia en la atención a personas en situación de dependencia, que hay que cuidar y valorar, y repercute de forma negativa en la atención de calidad que tienen que recibir las personas en situación de dependencia.

Por este motivo, muestra el apoyo del Grupo Socialista a las demandas del personal de dependencia, que han denunciado el caos en la reorganización y en la aplicación de un nuevo aplicativo sin ofrecer la formación adecuada, además de pedir el cese de la directora general del área.  

Máñez también muestra su preocupación por el cúmulo de expedientes que se están produciendo a la hora de tramitar la Renta Canaria de Ciudadanía, “en una comunidad autónoma con los datos de pobreza que tenemos “. Para la diputada socialista, cualquier retraso en esta ayuda destinada a las personas más vulnerables supone estar dejando sin esa garantía de renta a un número importante de personas en Canarias y sin los planes de inclusión social que se tienen que desarrollar. “Es un suma y sigue de áreas de la Consejería que están en situación de colapso, y eso está redundando en una peor atención a las personas dependientes y personas en situación de vulnerabilidad en Canarias desde que llegó la consejera”.

Los datos de 2024, “auténticamente dramáticos”

Máñez recalca que este “caos” en la gestión queda reflejado en los datos de la gestión del sistema de dependencia, y recuerda que los datos de los que presume la Consejería en 2023 sobre el 17% en el aumento en la atención a personas dependientes, fue por la gestión del Pacto de las Flores. “Le salvamos los datos y la gestión en el primer semestre de 2023. A partir del segundo semestre de 2023, se produjo una disminución de la atención, número de PIAS y prestaciones, y ya el comienzo de 2024 está siendo auténticamente dramático”.

En concreto, destaca que en enero solo se tramitaron 256 PIAS y 286 prestaciones, lo que ya era una disminución significativa sobre los datos de 2023, en los que en febrero se tramitaron 668 PIAS. En febrero de este año el dato también es negativo, y solo se tramitaron seis altas, con 493 PIAS menos y 579 prestaciones menos tramitadas. Además, la lista de espera se ha incrementado en un solo un mes en 1.221 personas.

Asimismo, añade que, a las críticas públicas en medios de comunicación por parte del comité de empresa sobre el caos en la gestión, se suman las del presidente de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, que ha denunciado públicamente la tendencia negativa que se venía observando desde el segundo semestre de 2023. “De los 6.000 dependientes nuevos que se incrementaron en 2023, dos tercios son del primer semestre, y solo un tercio corresponden al segundo semestre. Se rompió la buena tendencia de 2022 y del primer semestre del 2023, por lo que reitero que los buenos datos de los que presume la consejera de 2023 se los debe al Pacto de las Flores. Ese incremento de personas atendidas de una 17,29% no es gracias a su gestión”.

Máñez también recalca que, a pesar de las reuniones de la consejera con el comité de empresa, y las promesas realizadas, “lo cierto es que la situación sigue igual, con órdenes contradictorias, y una disfunción interna que bloquea el trabajo del personal tal y como ellos mismos denuncian. Una situación que repercute de forma negativa a la atención de la dependencia en Canarias. La consejera pidió un año para valorar los datos en dependencia, pero las personas que esperan por una ayuda y una mejor atención no disponen de ese tiempo”.