El PSOE se opone al “regalo fiscal” de 61,5 millones de Clavijo a las grandes fortunas: “Es socialmente injusto y compromete la viabilidad económica de los servicios públicos esenciales”

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Sebastián Franquis, ha manifestado este martes [26] en el Pleno de la Cámara regional su rotundo rechazo al “regalo fiscal” de 61,5 millones de euros de Fernando Clavijo a las grandes fortunas. Así se ha referido a la bonificación 99% del impuesto de Sucesiones y Donaciones, sobre el que ha asegurado que “es socialmente injusto” y que “compromete la viabilidad económica de los servicios públicos esenciales”.

En este sentido, Franquis ha señalado que los 61,5 millones de euros que Clavijo perdona a las grandes fortunas de Canarias equivalen a más del 50% de la financiación de las prestaciones de la Renta de Ciudadanía, y de la Prestación Canaria de Incersión (PCI) a más de 12.000 personas.

El portavoz socialista advirtió que la renuncia a estos ingresos “deja sin argumentos” a Clavijo de cara a la negociación por la reforma de la financiación autonómica. “Es una medida que sólo alivia la presión fiscal y el ahorro al 0,3% de las familias de Canarias, es decir, a 6.600 personas, y que deja en evidencia las verdaderas intenciones de Clavijo”.

Asimismo, alertó que la bonificación del 99% beneficia sobre todo a los grandes patrimonios: “En 2022 supuso unos ingresos de 61,5 millones de euros. Es evidente que la reforma es el augurio de los recortes en los servicios públicos esenciales y se aleja del mandato constitucional de progresividad fiscal”.

Además, rechazó que las renuncias a las herencias en Canarias se produzcan por los impuestos a pagar, en la línea de lo que han afirmado los notarios, que han explicado que el aumento de las renuncias radica en otras causas como la existencia de deudas por parte del familiar que deja la herencia. Según los datos del Colegio Notarial de Canarias, en la primera mitad de 2022 se tramitaron unas 177.200 sucesiones, con unos 27.200 herederos que decidieron renuncias a su parte.

Franquis recordó que en la situación actual del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, quedan exentas las herencias recibidas por cada sujeto pasivo que tengan un importe inferior a 300.000 euros. Entre 300.000 y 350.000 euros existe una bonificación del 90 % de la cuota tributaria y por cada incremento de 50.000 euros, se aplica un 10 % menos de bonificación. A partir de que la herencia (o donación) supere  1,2 millones de euros, desaparece la bonificación. La recaudación de 2022 ascendió a 61.460.259,37 euros.

El portavoz socialista insistió en que este impuesto se crea con el fin último de redistribuir la riqueza, ya que persigue gravar la acumulación de la riqueza que se transmite entre las élites basándose en la herencia, y no en el mérito. “Es, por tanto, una de las herramientas de justicia fiscal más importante que tenemos, por su marcado carácter progresivo: que pague más quien más tiene y hereda. No es casualidad que 24 de los 34 países de la OCDE tengan este impuesto”.

 

“La derecha ha defendido habitualmente que este impuesto es confiscatorio, pero la OCDE hizo un llamamiento el pasado año en favor del uso de esta tributación sobre las herencias y las donaciones, al considerar que este impuesto ensalza la igualdad de oportunidades”.

«Canarias no necesita frentes. Canarias necesita un buen gobierno, ideas claras y convicciones firmes. Hay partidos que están en la queja permanente. Y así no se construye esta tierra”, añadió.