El Taller de Restauración del Cabildo dirige los trabajos de conservación y restauración del lienzo de San Isidro Labrador de la iglesia de La Laguna de los Llanos de Aridane

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo, Jovita Monterrey, ha destacado la gran labor desarrollada en el Taller de Restauración de la Corporación insular, bajo la dirección de  Isabel Concepción, así como de los  restauradores colaboradores de este proyecto  Jorge Afonso y Elena Morales.

“Se trata de un importante trabajo de restauración para recuperar la obra de San Isidro Labrador, cuadro de gran formato  que con motivo  del desalojo urgente  que se tuvo que realizarse debido a la incidencia del volcán sufrió daños”, manifiesta la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico.

Jovita Monterrey explica que las grandes dimensiones y el formato del cuadro de San Isidro Labrador dificultaron el desmontaje y manipulación de la obra. Esta dificultad y la urgencia en el desalojo tuvieron consecuencias en la obra que hubo que fragmentar en 6 tramos para hacer factible el traslado de la misma.

El Cabildo realizará un tratamiento completo de restauración devolviendo la estabilidad al soporte del lienzo, uniendo los fragmentos y  montando la obra en nuevos bastidores de madera de sapelli. Posteriormente se interviene  recuperando la el cromatismo de la película pictórica asentando las capas de color , estucando las lagunas de preparación y reintegrando las zonas que han perdido la policromía con el fin de facilitar la lectura unitaria de la composición pictórica existente anteriormente. Una vez terminada toda la actuación sobre el cuadro se procederá a dar la capa de protección con objeto de proteger el estrato original y a las reintegraciones cromáticas de la oxidación ambiente y su posterior oscurecimiento, dar el brillo suficiente y necesario acorde con el supuesto estado final que tendría en origen la superficie pictórica.

Los productos que se utilizarán en cada uno de los procesos de la restauración, cumplen las condiciones adecuadas por ser: estables, inertes y reversibles. En la limpieza se utilizarán los productos y herramientas necesarias para no causar agresiones ni a los soportes pictóricos, ni a ninguno de los estratos que configuran la totalidad de los estratos polícromos.

Una vez concluida la intervención, la obra se trasladará al templo y se le colgará en una nueva ubicación a petición del cura párroco.