El Turismo pone su «última esperanza» es acelerar la vacunación, que «va muy lenta», y en la próxima temporada de invierno