En torno a 1500 personas en La Palma padecen Párkinson

La enfermedad de Parkinson afecta a más de 160.000 personas en España, pero se estima que en torno al 30% vive en municipios de menos de 10.000 habitantes. En La Palma, solo dos municipios de los catorce con los que cuenta, tienen más de 10.000 personas censadas, por lo que la isla es un claro ejemplo de lo que supone padecer en el mundo rural una enfermedad neurodegenerativa y crónica que provoca multitud de síntomas tanto motores como no motores. Una realidad que, como se señala desde la Federación Española de Parkinson, plantea importantes dificultades en el acceso a la información y a recursos especializados, además se situar a las personas con Parkinson y sus familiares ante una situación de especial vulnerabilidad y limitar seriamente su calidad de vida.

Para luchar contra las dificultades y limitaciones de las personas con Parkinson y sus cuidadores, nace la Asociación Insular de Familiares y Enfermos de Parkinson de La Palma. Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Parkinson, el pasado 11 de abril, el secretario de esta asociación, Carlos Manso, visitaba los estudios de Onda Cero La Palma donde explicaba que la hoja de ruta de esta organización de reciente creación es, en primer lugar, divulgar sobre la enfermedad, y, seguidamente, reunir fondos para poder llevar a acabo actividades relacionadas con la psicología, fisioterapia y logopedia, ya que estas ramas son los pilares fundamentales para paliar las consecuencias de esta enfermedad degenerativa.

Desde la Federación Española de Parkinson se apunta que precisamente las asociaciones son «los principales recursos de proximidad especializados con los que cuentan las personas que conviven con la enfermedad en el medio rural». No obstante, «estas entidades no dispones de los espacios, la financiación o el personal necesario para dar respuesta a todas las necesidades». En este sentido, Manso recalcó la importancia de contar con los recursos y las ayudas en tiempo y forma, ya que «la burocracia agrava la enfermedad». Aprovechando los micrófonos de Onda Cero La Palma, también solicita que «las administraciones -sobre todo las locales- les abrieran las puertas para poder dar a conocer la enfermedad».

La soledad

«Las personas que padecen Parkinson necesitan socializar y compartir con otras personas que se encuentran en su misma situación», indica Manso. Esa sensación de soledad inherente a la enfermedad -que en muchos casos es un tema tabú porque cuesta reconocer que se padece Parkinson-, se vio agravada con la pandemia, acentuando la enfermedad a nivel emocional.

Con motivo de la celebración del Día Mundial, la Federación Española del Parkinson lanzó la campaña ‘Reivindiquemos la Inteligencia Emocional», poniendo de manifiesto la importancia vital de las conexiones humanas en un mundo que a menudo parece estar dominado por la tecnología, situando a las personas ante una situación de soledad. Bajo el lema de “La mejor red a la que conectarte es la de personas que empatizan con personas”, el compromiso de este año es promover la inteligencia emocional como recurso esencial para fortalecer las redes de apoyo y cuidados necesarias para avanzar hacia una mejor calidad de vida de las personas afectadas y sus familias.