Entregadas las primeras cinco viviendas modulares de madera en Los Llanos de Aridane

Las cinco primeras familias adjudicatarias disponen ya de estas casas, tras hacerles entrega hoy de las llaves y los boletines de agua y luz para darse de alta en el suministro energético.

La Consejería de Obras Públicas, Transporte y Vivienda, que dirige Sebastián Franquis, ha comenzado hoy con la entrega de las primeras viviendas modulares de madera para paliar la emergencia habitacional provocada en la isla de La Palma por la erupción del volcán en Cumbre Vieja. Estas casas se han instalado en una parcela cedida por el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane y en la que el Instituto Canario de Vivienda (ICAVI) ha realizado diversas actuaciones de urbanización y adecuación del terreno para la instalación de luminarias, asfaltado y las conducciones para el saneamiento. 

 

Este primer lote de cinco viviendas pertenece a las 36 viviendas adquiridas por la Consejería, a través del Instituto Canario de la Vivienda, fabricadas en madera de abeto nórdico, con una superficie de 74 metros cuadrados construidos, y cuentan, con las tres habitaciones, salón cocina, baño y aseo. Interiormente todas ellas están terminadas con aislamiento térmico y pladur y un parquet laminado.

En la parcela se han realizado varias actuaciones para facilitar la instalación de estas viviendas, nivelando el terreno para cumplir con las condiciones necesarias para este tipo de construcciones. Una vez finalizados los trabajos en los que se ha instalado la red eléctrica, la red de saneamiento y alcantarillado y el asfaltado de la zona, apta ya para la habitabilidad, la Consejería entrega ahora estas casas a las familias afectadas por la erupción que perdieron su único hogar y que están inscritas en el registro único de damnificados. Tras comprobar el ICAVI que cumplen con todos los requisitos, las familias han sido seleccionadas por el comité técnico social del que forman parte tanto el Gobierno como todas las administraciones públicas de La Palma implicadas en la erupción. 

Junto con la entrega de las llaves, personal del ICAVI ha facilitado hoy mismo a las familias adjudicatarias los boletines de agua y luz para que puedan darse de alta en el suministro energético. Además, el personal del ICAVI también ha tramitado ya con la Consejería de Derechos Sociales que estas familias puedan recibir el cheque de ayuda (con un mínimo de 10.000 euros) que el Gobierno de Canarias ha establecido para que puedan adquirir muebles y utensilios para la vivienda.

La adquisición e instalación de estas casas modulares se integran en lo que el consejero Franquis ha denominado como “fase de transición” de atención a los afectados por la emergencia volcánica. Se trata de dar una vivienda provisional a todas aquellas familias que perdieron su único hogar en la erupción ya sea a través de las viviendas modulares o con la adquisición de varios lotes de casas ya construidas que está llevando a cabo la empresa pública Visocan, que ya ha comprado 104 viviendas que ya han sido entregadas y adjudicadas en su totalidad. 

También colaboran en esta fase el Instituto Canario de Vivienda con otras 30 viviendas que se están habilitando en la actualidad, y con la compra de 121 viviendas modulares que se repartirán entre los municipios de El Paso y Los Llanos. En El Paso se instalarán las 31 viviendas de madera restantes, mientras que en Los Llanos se montarán en las próximas semanas las 85 viviendas modulares tipo contendor adquiridas por la Consejería, a propuesta del ayuntamiento de esta localidad, para atender a la demanda de las familias que perdieron su único hogar debido a la erupción.