Finalizada la estructura subacuática del nuevo embarcadero de La Bombilla

La presencia de gases ha ralentizado el ritmo de los trabajos de esta obra por vía de emergencia, con motivo de la erupción volcánica, que tenían una previsión de duración de seis meses.

Las obras, adjudicadas por vía de emergencia tras la erupción volcánica, del nuevo embarcadero junto a la playa de La Bombilla, avanzan en la zona y ya se ha finalizado la colocación de la estructura subacuática, a falta de la parte superficial, según ha confirmado el vicepresidente y consejero de Infraestructuras del Cabildo de La Palma, Borja Perdomo, en una entrevista en Onda Cero La Palma.

El consejero admite que los trabajos van «a un ritmo más lento de lo que había planificado», debido al problema de los gases. En este sentido, Perdomo hace hincapié en le protocolo especial aprobado para estos trabajadores, que usan «medidores de gases y máscaras correspondientes». A pesar de ello, hay días que los trabajos han tenido que pararse, debido a la alta presencia de gases.

En este sentido, cabe recordar que se creó un plan de emergencia y de evacuación en caso de incidencias en coordinación con el Pevolca. Los trabajadores están dotados de equipos ERA de respiración asistida, cuatro equipos detectores multigas y dos equipos detectores de CO2 que se encuentran activos durante todas las jornadas de ejecución de este muelle con el objetivo de vigilar los parámetros y alertar a los trabajadores si la calidad del aire se volviera desfavorable.

En cuanto a las dudas que genera que los trabajadores, tanto de La Bombilla como de Puerto Naos en las desaladoras, puedan estar en la zona y los vecinos y vecinas no puedan volver; el consejero subraya que «los valores de los gases son muy cambiantes» debido a los picos que se alcanzan en determinados momentos en zonas aleatorias y, por ello, «es más fácil controlar la seguridad de 15 trabajadores en un núcleo concentrado, que a una población completa».

Borja Perdomo también se ha referido a la «importancia» de esta infraestructura, ya que «no sabemos si mañana tendremos otro volcán y necesitemos este puerto para tener una comunicación marítima». Por el momento, apunta Perdomo, la instalación se usará como puerto de recreo.

El embarcadero

La Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Sebastián Franquis, comenzó inició en febrero la ejecución por la vía de emergencia de los trabajos del nuevo embarcadero junto a la playa de La Bombilla, en el municipio de Los Llanos de Aridane, con el objetivo de «facilitar las conexiones marítimas entre el sur de la colada que ha dejado la erupción del volcán de Cumbre Vieja, y el norte a través del puerto de Tazacorte».

La obra, adjudicada por un importe total de 1.570.798 euros a la empresa Dragados SA, habilitará un nuevo muelle en la conocida como Punta del Negro, en el extremo sur de la playa de La Bombilla. El nuevo embarcadero tendrá un total de 40 metros de largo y cinco de ancho, construidos con bloques de hormigón autoportantes. Cada bloque tiene un total de cuatro toneladas de peso, 1,66 metros de ancho y 1,33 de alto.

Para facilitar el embarque y desembarque, el nuevo embarcadero contará con una rampa anexa al muelle de 35 metros de largo con una pendiente del 12,5% y ocho metros de ancho. Esta rampa contará en su superficie con un rellano de diez metros para que los vehículos puedan realizar un cambio de sentido. Para llegar hasta esta nueva instalación portuaria, se habilitará un camino de unos 50 metros que conectará la carretera de La Bombilla con la Punta del Negro, empleando bloques de hormigón de contención lateral que se rellenarán con grava para crear un camino transitable.

Entrevista con el vicepresidente y consejero de Infraestructuras, Borja Perdomo