Franquis: «les puedo asegurar que hemos puesto todos los medios necesarios para afrontar la emergencia habitacional»

El consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, ha señalado hoy en el pleno del Parlamento de Canarias que la Consejería ha atendido a cerca de 800 afectados por la erupción del volcán en La Palma que perdieron su vivienda habitual a los que se les ha entregado o asignado ya una nueva casa o se les está dando una ayuda al alquiler. En total se han asignado 300 casas, 139 de las cuales ya están entregadas a las familias que perdieron su hogar, así como para el pago de ayudas al alquiler a 488 familias del Valle de Aridane.

“Hemos puesto todos los instrumentos necesarios para afrontar esa emergencia habitacional”, explicó Sebastián Franquis, “yo soy el primero que reconoce que nunca se debe estar satisfecho del todo de la labor que estamos realizando desde las distintas administraciones, pero les puedo asegurar que hemos puesto todos los medios necesarios para afrontar la emergencia habitacional que hemos sufrido a consecuencia de la erupción volcánica en La Palma, y creo, sinceramente, que lo estamos haciendo mejor que en catástrofes anteriores que han afectado a las islas”.

El consejero Franquis destacó que el grueso de esos 22 millones se ha destinado a comprar y rehabilitar viviendas para los afectados que perdieron su hogar, unos 20 millones de euros, con fondos propios de la Consejería, a través del Instituto Canario de la Vivienda (ICAVI) y la empresa pública Visocan, además de los fondos que aportó el Gobierno de España a los pocos días de la erupción.

Sebastián Franquis ha detallado que ya se han entregado 139 viviendas, y se están instalando otros 161 inmuebles que se entregarán próximamente. Además, ha incidido en que se está ofreciendo cobertura económica a 488 familias que perdieron sus casas o que no pueden volver a ellas por los gases (98 familias de Puerto Naos y La Bombilla), con un presupuesto de 5,8 millones de euros, a gastar en tres años, aunque la ayuda es prorrogable.

“A todas aquellas familias que, tras ser evaluadas por las trabajadoras sociales, se les ha reconocido que necesitan una vivienda porque la perdieron producto de la erupción, se les ha entregado ya una vivienda o están en el proceso de recibirla entre este mes de septiembre y octubre, o se les ha concedido una ayuda de alquiler”, añadió el consejero Franquis, “por tanto, todas esas familias afectadas y baremadas positivamente por la Comisión Técnica tienen una vivienda asignada, ya sea en las viviendas compradas por el Gobierno de Canarias para esta emergencia, ya sea en una vivienda modular o una vivienda en alquiler”.

El consejero Franquis explicó, además, que una de las primeras medidas de su departamento fue la contratación de un equipo de casi 30 trabajadoras sociales que durante ocho meses se reunió con todas las familias afectadas por el volcán para valorar y baremar sus necesidades, tanto sociales como de vivienda.