Grandes paredes de piedra ‘elevan’ parte de la circunvalación de Tazacorte.

219

Los palmeros acostumbran a ver inmensas paredes de piedra labrada en los laterales de las carretera de montaña que se han ido remodelado en la Isla. Claros ejemplos de ello existen tanto en la vía del Norte como en la del Sur, trabajos que se ejecutan desde hace más de 10 años. Pero, las paredes de piedra no son patrimonio exclusivo de las zonas más agrestes como remedio a la contención de taludes; incluso en la circunvalación de Tazacorte, en terreno llano, en donde no hay nada que contener, marcan la obra.

Tal y como se puede ver en la imagen que abre esta información, grandes paredes de piedra se están ejecutando en el trazado de esta carretera que rodea el casco urbano de Tazacorte, sin que se sepa exactamente el motivo o la función de las mismas respecto al entorno llano que rodea la vía.

Ahora que los trabajos parece que marchan a buen ritmo, empiezan a verse los impactos reales de esta obra sobre un espacio verde, de plataneras sin invernaderos, con una plataforma de rodadura que no quedara oculta en este paisaje (como se pensaba) sino que sobresaldrá por la elevación de la misma sobre el terreno. Precisamente, esas paredes de piedra labrada se verán a lo largo de varios punto de la vía desde el balcón que representa el casco urbano de Tazacorte.

En esta ocasión, no se ha optado por muros ecológicos, conformados por tierra compactada y armados horizontalmente con geomallas de alta durabilidad y resistentes a la tracción que también permiten, según explican los defensores de su implantación, la construcción de estructuras de contención con pendiente variable de hasta el 80º, sin limitaciones de altura. Pero en este caso, el resultado sería un espacio de bajo impacto visual en comparación con las paredes de piedra, ya que permite recubrir el exterior con telas que incluso facilitarían la revegetación del entorno.

En cuanto a la marcha de las obras de la circunvalación de Tazacorte, se está procediendo a la construcción del falso túnel que conectará la plataforma principal con la del barranco de Tenisca. Para ello, se han acumulado materiales de piedra en grandes cantidades que también permitirán el revestimiento de las paredes verticales formadas.

Estos trabajos fueron reanudados el pasado mes de junio tras un parón de seis años motivado por problemas presupuestarios. El presupuesto de la obra asciende a 15.723.155,05 euros y tiene un plazo de ejecución aproximado de 30 meses.