«Hablar con esas mujeres ha sido como sentarme a mirar la Caldera de Taburiente, ellas me han cambiado»