Javier Llamas echa en falta «medidas excepcionales» ante la oleada de robos, después de haberse reunido con el delegado del Gobierno.

El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, se ha reunido esta mañana, a las 10:00 horas, con los alcaldes de Los Llanos de Aridane, El Paso, Fuencaliente, Tijarafe, Puntagorda y Garafía para abordar la oleada de robos que está viviendo la comarca oeste de la isla de La Palma. En esta reunión los máximos dirigentes de los municipios anteriormente citados han podido trasladarle al delegado del Gobierno la sensación de «inseguridad» que denuncian sus vecinos y vecinas, especialmente los comerciantes.

Javier Llamas, alcalde aridanense, ha agradecido, en primer lugar, la presencia y preocupación del delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, pero ha reconocido que «nos vamos igual que vinimos». «Teníamos esperanzas con que se tomaran medidas excepcionales ante situaciones excepcionales», ha lamentado Llamas. El alcalde nacionalista ha recalcado que «hemos doblado servicios con la Policía Local, pero no podemos mantener estas medidas nosotros solos». El delegado del Gobierno ha recordado que «muchas personas» han pasado a disposición judicial en estos últimos meses y que los datos que hablan de criminalidad en la isla de La Palma son «muy bajos» en comparación con el resto del archipiélago canario. Sin embargo, para Javier Llamas «los efectivos de la Guardia Civil son muy pocos para cubrir la comarca oeste de la isla, desde Garafía hasta Fuencaliente». «Una o dos parejas de policías durante la noche para toda la comarca, no es suficiente», ha apuntado el acalde aridanense. Finalmente, Llamas ha apelado a «la sensibilidad» de Anselmo Pestana, «como palmero que es» para que busque «medidas excepcionales en las situaciones excepcionales».

Por su parte, Eloy Martín, alcalde del municipio de El Paso ha expresado su deseos de «paliar» estos acontecimientos en su municipio y en toda la comarca, al mismo tiempo que espera que «se mantengan» las plazas de Guardia Civil que se incrementaron desde la erupción del volcán y que desde la Delegación del Gobierno aporten «una solución» ante la oleada de robos que se están produciendo; ya que ponen en jaque la tranquilidad de los vecinos y vecinas de La Palma.