La Bajada de la Virgen de Las Nieves recibe el reconocimiento BIC tras el impulso del Cabildo de La Palma

Sergio Rodríguez destaca que la Fiesta Lustral es una de las representaciones festivas más características del territorio nacional

Las Fiestas Lustrales de la Bajada de la Virgen de Las Nieves han recibido el reconocimiento definitivo como Bien de Interés Cultural, con categoría de BIC Inmaterial, tras el impulso realizado en los últimos meses por el Cabildo insular. 

Tras cuatro años de que se iniciara el expediente por parte de la Institución insular, ha sido el impulso definitivo del actual Grupo de Gobierno del Cabildo el que ha logrado que la Comisión de Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural de Canarias, órgano que tiene la última palabra para el reconocimiento, haya dado la aprobación a este reconocimiento. 

Ha sido en su sesión plenaria de este lunes, contando con la asistencia del consejero insular de Cultura y Patrimonio Histórico, Pablo Díaz Cobiella, cuando se ha materializado esta decisión enmarcada en el reconocimiento en la categoría de bien inmaterial en las categorías de artes del espectáculo, usos sociales, rituales y actos festivos, así como aprovechamiento específico de los paisajes naturales. 

El BIC para la Bajada de la Virgen también se enmarca en categorías de formas de socialización colectiva y organizaciones, así como manifestaciones sonoras, música y danza tradicional.

Por su parte, el presidente del Cabildo de La Palma, Sergio Rodríguez, destaca que, sin duda, las puestas en escena, la riqueza artística, participación ciudadana, la creatividad y sobre todo al convertirse en una de las manifestaciones más representativas del patrimonio festivo canario y nacional hacen merecedora a esta fiesta de este reconocimiento. 

Además, el presidente indica que la evolución histórica, social y cultural del territorio palmero está estrechamente ligado a las representaciones festivas vinculadas a la Fiesta Lustral, conformando parte del carácter del palmero y de la palmera, y que establece hasta una medida de tiempo en la espera de la celebración de cada una de sus ediciones. 

Ahora, recalca Sergio Rodríguez, como BIC, las Fiestas Lustrales reciben una categorización distinta que le permite seguir manteniendo las tradiciones y favorecer su estudio y conservación a la vez que se garantiza la preservación.

Por su parte, Pablo Díaz Cobiella destaca que este reconocimiento es “un momento histórico en el que se honra una fiesta ideada y construida por los palmeros y las palmeras”. Además, el consejero hace hincapié en que desde el Cabildo insular “hemos puesto todo el ímpetu para que esto se produjera después de varios años en los que no se impulsaba lo suficiente”.