La erupción volcánica deja en La Palma una emergencia social que durará años

El trabajo de Cáritas en La Palma continúa desarrollándose en la actualidad, y a las personas atendidas, unas 2.400 en estos momentos,  se les continúa dando respuesta en las necesidades propias de la emergencia.

Cáritas Diocesana de Tenerife ha pedido hoy, durante la presentación de la memoria de 2021, a las administraciones públicas encargadas de la reconstrucción en La Palma «mirada larga», pues la emergencia social, fruto de la erupción volcánica, durará años. A propósito de esta información, Onda Cero La Palma publicaba este pasado miércoles, 15 de junio, el aumento del número de personas en la Isla que, seis meses después de la finalización de la crisis volcánica, solicita ayuda a Cáritas. Esta situación, además, ha llevado a esta organización a incrementa los esfuerzos para reducir los tiempos de espera y que todos aquellos palmeros que necesiten ayuda puedan recibirla lo antes posible.

Melania Martín, coordinadora del proyecto de la emergencia volcánica en la Isla, señalaba en Más de uno La Palma que, a día de hoy, muchos afectados por la erupción volcánica viven en una situación en la que no tienen respuestas por parte de la Administración, sin apoyos económicos y viviendo «una vida provisional», tras perder sus propiedades. A ellas también se suman aquellas familias que han visto sus recursos mermados como consecuencia del incremento de los precios. Una coyuntura que ha hecho que cada día, al menos una nueva familia toque la puerta de Cáritas para pedir ayuda.

En el marco de la Campaña de Emergencia de Solidaridad con la isla de La Palma, donde la institución atendió hasta el 31 de diciembre a 686 personas (146 menores) damnificadas por la erupción volcánica. En concreto, la institución católica puso en marcha un equipo operativo que, en coordinación con los Servicios Generales y la propia Cáritas Española, proporcionó alternativas alojativas a muchas de las personas que en un primer momento se realojaron en casas de familiares y conocidos, ya que en muchos casos se trataba de espacios pequeños donde debían convivir varias unidades familiares.

Con las numerosas aportaciones solidarias recibidas, Cáritas Diocesana de Tenerife habilitó y acondicionó instalaciones parroquiales cedidas por la Diócesis Nivariense, en lo que se refiere a albañilería, pintura, equipamiento, mobiliario, etc. De igual modo, a las personas realojadas se les proporcionaron colchones, mantas, almohadas, productos de higiene personal y necesidades básicas de alimentación y vestuario.  Igualmente, se dio apoyo económico a las familias para la compra de esas necesidades, a través de tarjetas de supermercado y la puesta en marcha de tarjetas solidarias bancarias.

El trabajo de la entidad en La Palma continúa desarrollándose en la actualidad, y a las personas atendidas, unas 2.400 en estos momentos,  se les continúa dando respuesta en las necesidades propias de la emergencia, ofreciendo apoyo económico para poder sufragar gastos básicos, y en coordinación con las Cáritas Arciprestales se están planificando distintos proyectos de reconstrucción y apoyo a las zonas y personas afectadas, presupuestados para los próximos cinco años.

Cáritas Diocesana de Tenerife atendió en 2021 a un total de 5.349 hogares y 19.832 personas (entre ellas 4.105 menores de edad), a través de los 17 arciprestazgos que conforman la Diócesis Nivariense y de los diferentes programas y proyectos que desarrolla. Ello supuso un 23% más de personas beneficiarias que en 2019 y un 1% más que en 2020. Además, según los datos recogidos en la Memoria, muchas de estas personas acudían por primera vez a alguno de los servicios ofrecidos por Cáritas, una tendencia que previsiblemente se mantendrá a lo largo de este año.

TE PUEDE INTERESAR:

8 familias afectadas por la erupción continúan reubicadas en espacios parroquiales de Cáritas