La erupción vuelve a dejar un manto de ceniza en la zona oeste y noroeste

Fuente: UME

El volcán ha vuelto a recuperar su emisión de ceniza, tras varios días emitiendo solo vapor de agua y gases. La intensa columna de color negro se ha podido apreciar desde este lunes. Tanto es así que, tal y como ha confirmado Rubén López, vulcanólogo del IGN, la erupción ha retrocedido a su comportamiento común de mitad del mes de noviembre.

 

Continúa soplando el viento del noreste, con rachas que pueden alcanzar los 55-70 kilómetros por hora, principalmente en la dorsal central, El Paso y extremos de la isla de La Palma, y se prevé que la orientación del penacho de cenizas y SO2 continúe siendo hacia el oeste-suroeste desde el foco eruptivo, por lo que la disposición esperada de la nube de cenizas supone un escenario favorable para la operatividad aeronáutica. En ese sentido, se
prevé que continúen estas condiciones y la situación anticiclónica con flujo de componente este, así como el predominio de una alta estabilidad atmosférica hasta este martes o miércoles.

A esta situación, se le suma la aparición de varias fracturas en la parte noreste del cono secundario, aunque ayer, en rueda de prensa, el Comité Director del PEVOLCa aclaró que aunque estas grietas pueden provocar colapsos en el interior del cráter, no comprometen su estabilidad.

Hoy tampoco se permitirá el acceso por la zona sur a vecinos y regantes, ni por vía marítima ni terrestre. Los vecinos de la zona norte tampoco podrán acceder. Se continúa monitorizando la situación para evaluar la apertura o no.