La Guardia Civil advierte: en el coche solo un conductor, con acompañante detrás por motivos laborales justidicados

176

Las Fuerzas de Seguridad están teniendo un papel muy destacado a la hora de velar por el cumplimiento de las normas establecidas tras decretarse el estado de alarma en nuestro país, provocado por la crisis sanitaria del coronavirus. Pero no sin inconvenientes a la hora de aplicar las normas, especialmente en lo que al tránsito de coches y capacidad dentro de los vehículos se refiere.

La clave que ha provocado la mayoría de las «discusiones» entre agentes y ciudadanos: solo una persona por vehículo para cualquiera de las actividades de primera necesidad en las que se permite el uso del coche. En cuanto a lo laboral, se permiten 2 personas por coche, pero una siempre sentada detrás, mientras la otra conduce.

Hay que recordad que, como norma se impuso la restricción en lo que a la movilidad se refiere. El documento vigente recoge que las personas únicamente podrán circular por las vías de uso público para adquirir medicamentos, alimentos y productos de primera necesidad; la asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; para desplazarse o volver del trabajo; para la asistencia o cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables; o para ir al banco.

En todos estos casos, se permitirá la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público…pero ¡ojo! Porque en este caso también hay limitación. Y es que estos desplazamientos tan solo se podrán realizar de manera individual (salvo casos puntuales como el acompañamiento a una persona con dificultades de movilidad o una causa de fuerza mayor).

De ahí que estos días es habitual ver la presencia de las fuerzas de seguridad en las calles, realizando controles de tráfico, para comprobar que se cumplen estas directrices. De hecho, los agentes de la Guardia Civil han tenido que intervenir en varios casos en La Palma, al interceptar vehículos en los que viajaban más de una persona, obligando al conductor a dejar de nuevo al acompañante en su caso, y reiniciar el viaje, pero esta vez, en solitario. Desde la benemérita se insiste en aclarar que para el traslado al punto de trabajo “se están permitiendo dos personas, en asientos contrarios”.

A diferencia que en las normas de movilidad de peatones, en donde ya se han levantado actas de sanción, en el caso de los coches, por el momento son solo advertencias. Pero, una vez parado el periodo inicial de acomodacion, se puede empezar a imponer sanciones.

www.eltime.es