La máquina de la Negra Tomasa «está engrasada»

Sosó goza a sus 83 de una salud de hierro, lo que le permite seguir haciendo disfrutar a miles de indianos que se congregan cada lunes de Carnaval en la capital palmera. Eso sí, reconoce que el día que deje de “bailar” a la Negra Tomasa le va a “costar lágrimas”.

Víctor Lorenzo Díaz Molina, más conocido como Sosó, es historia viva de Santa Cruz de La Palma y, sobre todo, de Los Indianos. Cuando hablamos de esta arraigada tradición que se celebra el primer lunes de Carnaval, no podemos evitar mencionar a la entrañable Negra Tomasa, ideada y encarnada por Sosó y que, sobre todo en los últimos años, ha adquirido especial relevancia en esta fiesta, que parodia a los emigrantes que regresaban a La Palma con ínfulas de grandeza, tras haber hecho fortuna en Las Américas.

Onda Cero La Palma tuvo el enorme placer hace tan solo unos días, de compartir una agradable charla con la persona que, como si de la más importante ceremonia se tratara, se prepara cada lunes de Carnaval con especial cariño y devoción para hacer vibrar a miles de corazones ataviados con sus mejores galas en plena Plaza de España. Precisamente este fue el lugar elegido para que Sosó contara a este medio algunas anécdotas y curiosidades de su participación en Los Indianos. 

Sobre los orígenes de la Negra Tomada, cuenta que surgió tras una salida con amigos por las calles de Santa Cruz de La Palma. “Reunidos justo debajo del Ayuntamiento, quedamos para ir por la calle tirando polvos”. Tras un día de diversión, al llegar a su casa pensó: “¿Y por qué no introducimos algún personaje a la fiesta?”. Entre todo el grupo decidieron que sería la Negra Tomasa y que, además, Sosó sería el encargado de “bailarla”. Desde este momento, su popularidad no ha hecho más que ir creciendo, tanto es así que “una vez tuve que terminar de maquillarme en una habitación en San Francisco, custodiado por los municipales, porque había tanta gente en mi casa, que no podía terminar de prepararme”, comenta entre risas.

Hoy en día, su desembarco en el muelle y llegada al corazón de la capital marcan el inicio de la fiesta. No obstante, tal y como se recoge en los indianos.info, la web de la fiesta por excelencia del carnaval palmero, “la celebración comienza desde la mañana en el atrio del Ayuntamiento, en lo que se denomina `La espera´”.  Concretamente, en este 2024 el cartel de esta celebración, cuya autora fue la alumna del 2º curso del Ciclo Superior de Gráfica Publicitaria,  Yenthami Pérez, rinde homenaje al artista, escritor y actor Antonio Abdo, fallecido el pasado año, figura de referencia del carnaval capitalino y fundador del episodio de `La Espera´, como una parodia más dentro del desembarco de Los Indianos. “Los indianos se van congregando entre parrandas, actuaciones musicales y risas, se empieza a calentar motores para la jornada que se avecina”, se apunta en la web. Mientras en el atrio del Ayuntamiento “autoridades de la isla aguardan la llegada del Cónsul de Cuba y sobre todo, de la Negra Tomasa”. Su irrupción en la plaza es una explosión de alegría, que contagia a todos los allí presentes.

Respecto a la posibilidad de retirarse, responde con vehemencia que todavía “la máquina está engrasada” y es que a sus 83 goza de una salud de hierro. Eso sí, reconoce que el día que deje de “bailar” a la Negra Tomasa le va a “costar lágrimas”, pero le gustaría que alguien pudiera recoger el testigo. 

Los Indianos: Una fiesta tranquila y segura

La Negra Tomasa forma parte un una celebración con una asistencia multitudinaria, llegando a acercarse en número a la población de La Palma, pero donde se registran apenas incidencias. Así lo subrayaba Rayco Arrocha, concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma, en los micrófonos de Onda Cero La Palma, quien cataloga la fiesta como “tranquila y segura”. Así, Arrocha recordaba que el pasado año únicamente se registraron 7 incidencias, lo que contribuye a que quien acude a la fiesta, repita.

Este año el consistorio capitalino ha incrementado el número de horas musicales, distribuyendo, además, las actuaciones para que los asistentes se puedan mover con mayor facilidad por las calles de Santa Cruz de La Palma. “Queremos que nos visiten, que se vayan con una sensación positiva” y que esto sirva para promociona la fiesta y La Palma fuera de las fronteras insulares.

No obstante, queda una tarea pendiente para próximas ediciones y no es otra que «profundizar en el aspecto cultural de la fiesta”, porque, reconoce Arrocha, “lo cierto es que muchos de los que vienen poco saben del origen de Los Indianos, más allá de que se visten de blanco, lo pasan bien y se van empolvados”. Entre los principales objetivos para ediciones venideras, la capital palmera se marca la recuperación del pasacalles a partir del cual nació la celebración de Los Indianos; mimar la aparición de la Negra Tomasa y explicar y difundir el origen de la fiesta.

TE PUEDE INTERESAR…