La médica que venció al COVID-19: «Tuve miedo… me faltaba aire»

117

“Me costaba mucho respirar. Inhalaba fuerte, pero aún así me faltaba aire. Entonces, me asustaba… porque, aunque soy médico, siento el mismo miedo que otra persona… Tenía mucha fiebre, como nunca y una tos que no podía parar. Temía ponerme peor, temía morir… eso no era una gripe común…”. Así lo describe la médica del Centro de Salud de Santa Cruz de La Palma que, hace unos días, tal y como adelantó ElTime.es, se convirtió en la primera paciente que conseguía vencer al coronavirus en La Palma, el bicho al que ella misma llama “monstruo”.

No ha querido guardarse detalle, cree que la dureza de lo que vivió mientras permaneció hospitalizada en la planta de Medicina Interna del Hospital General de La Palma puede ayudar a entender a lo que nos estamos enfrentando, mientras reclama: “¡Por favor! Hagan caso, el mejor remedio es quedarse en casa”. Incluso, ha ofrecido voluntariamente su imagen para este artículo, así como la narración que ella misma ha realizado. Solo ha pedido a esta redacción que se mantenga su nombre en el anonimato.

Inisitió, “no es una gripe común. Es como tener algo, pero tan diferente a lo que se haya podido tener nunca”. Así, “intentas llenar los pulmones de aire, pero te cansas… como si hubiese corrido una maratón. Supone un esfuerzo enorme, te fatigas. Con la tos te duele la espalda, los costados… te escuecen los ojos… te duele todo”.

“Luego la fiebre es alta, con escalofríos y tiritona y esto hace que te duela la cabeza… y te asustas más” -insistió- “porque aunque sea médico soy un ser humano. No es que pierda el Norte, es que te sientes igual que cualquier persona sin conocimientos de medicina”. Aún en su caso, aclaraba, “me asustaba porque sé que esto era algo diferente. Algo que nunca había tenido y por lo que no había pasado. Esto se me instaló en muy pocos días”.

“Sola… en una habitación cerrada… no pasa nadie por el pasillo; no hay familiares ni visitas” así durante días. “Cuando entra el personal sanitario a la habitación todos son iguales. Todos están vestidos con los EPIs… sientes miedo, lo puedo asegurar”.

La doctora, esta vez paciente, valora el trabajo de los compañeros sanitarios que la atendieron en medio de una fobia colectiva entre los profesionales que se enfrentan al virus: “Los médicos y las enfermeras van a atenderte y lo hacen bien, pero desde mi parecer y mi impresión, lo hacen lo más rápido posible. De verdad que lo entiendo, me pongo en su lugar y tengo empatía con ellos, porque también tienen familia y tienen miedo a infectarse”. Así, concretó: “¡Bravo por ellos! porque nunca se negaron a una llamada mía o a traer lo que me hizo falta en algún momento en la habitación”.

En su caso.. con los días y el tratamiento progresó y mejoró. Su experiencia y su conocimiento le permite afirmar: “Hay que luchar contra este monstruo. Hay que pelear”.

La médica hoy hace memoria aún: “No sé cómo cogí el virus. No tengo patologías relevantes previas, nunca había estado hospitalizada previamente, pero sí es cierto que mi equipo sanitario se vio afectado, por lo que lo cogimos en la consulta”.

Tras su segundo negativo en las pruebas, la primera paciente que consiguió vencer al COVID-19 en La Palma aún sigue guardando confinamiento estricto. Solo ha salido para ir la CORONHADO a hacerse la prueba que confirmó que estaba libre de coronavirus. “Disfruté mucho el trayecto. No me encontré ningún tráfico, valoré muchísimas cosas que antes no valoraba como el paisaje”.

“Hay gente que no es consciente del problema, porque no le ha tocado muy de cerca, pero esto es muy serio, muy limitante. Y es una medida tan fácil de llevar… que es la de quedarse en casa. Claro que a todos nos ha modificado la vida y nos ha cambiado los hábitos… pero todo volverá a ser…”.

www.eltime.es