La odisea de encontrar alquiler en La Palma: poco y caro

La oferta es escasa, frente a una demanda que en los últimos años no ha hecho sino aumentar, debido en un primer momento al incremento del número de viviendas vacacionales y, después, a la pérdida de un importante número de viviendas habituales por la erupción del volcán Tajogaite.

«Alquiler por temporada», «dos últimas nóminas, contrato de trabajo o similar y avalista», «abstenerse familias con hijos o mascotas». Estas son algunas de las condiciones con las que se «topan» cada vez más las personas que se encuentran en búsqueda de vivienda, lo que, sumado al incremento de precios y a la escasa oferta, dificulta el poder conseguir alquilar una casa y, por ende, vivir en La Palma.

A principios del mes de febrero, el Instituto Canario de Estadística (ISTAC) publicaba que «en Canarias cada vez poseemos menos viviendas en propiedad y alquilamos más, según la comparativa de datos de las Encuestas de Ingresos y Condiciones de Vida de los Hogares Canarios«. En este sentido, el 61% de los hogares canarios poseen su vivienda en régimen de propiedad, si bien se observa una reducción progresiva si se comparan los datos desde 2004, que presentaban en 2018 un 65%, un 68% en 2013, un 72% en 2007 y un 73% en 2004. Esta comparativa, que publica el ISTAC, refleja, por otro lado, que la proporción de hogares canarios que viven en régimen de alquiler ha subido de un 22% en 2004 a un 30% en 2022.

¿A qué nos enfrentamos cuando decidimos alquilar en la isla de La Palma?

Comenzamos haciendo una búsqueda en los principales portales inmobiliarios. Acotamos los resultados a un precio máximo de 500 euros y encontramos únicamente dos viviendas por 470 euros al mes que ya están alquiladas. Continuamos la búsqueda y en la primera web hallamos únicamente 10 resultados: viviendas cuyos alquileres oscilan entre los 550 y 1300 euros al mes, correspondiéndose este último precio con un chalet que se alquila por temporadas. Así, por ejemplo, encontramos que un piso de una sola habitación y 50 metros cuadrados cuesta 750 euros al mes, mientras que uno de tres habitaciones y 97 metros cuadrados asciende a 980 euros.

Consultamos un segundo portal y, en este caso, hay disponibles 9 viviendas que se encuentran entre los 600 y 890 euros al mes. En este caso, para alquilar la casa más «económica» se pide entregar «las dos últimas nóminas, contrato de trabajo o similar y avalista». Pero es que para poder acceder a una vivienda de 800 euros al mes no solo es imprescindible contar con nómina y contrato de trabajo, sino que también se solicita «carta de recomendación de la anterior vivienda que se haya habitado».

Visitamos un tercer portal inmobiliario, donde hay actualmente 7 casas en alquiler con precios que van desde los 500 hasta los 850 euros, con un precio promedio de 714,29 euros al mes. En esta página, un piso de dos habitaciones y 68 metros cuadrados, cuesta lo mismo que uno con 3 habitaciones y 120 metros cuadrados, esto es, 850 euros al mes.

Además, tras visitar varias páginas web se observa que las mismas propiedades se publican en diferentes portales, por lo que la oferta es aún más escasa, frente a una demanda que en los últimos años no ha hecho sino aumentar, debido en un primer momento al incremento del número de viviendas vacacionales y, después, a la pérdida de un importante número de viviendas habituales por la erupción del volcán Tajogaite.

¿Podemos permitirnos alquilar en la isla de La Palma?

Según los datos de 2021 del Instituto Nacional de Estadística (INE) la renta media por persona en La Palma es de 11.046 euros anuales, es decir, 920,50 euros mensuales. Esto significa que muchas de las viviendas consultadas, un palmero o palmera directamente no podrían alquilarlas, mientras que para la mayoría de casas, tendría que dedicar entre un 60 y un 90% de su sueldo mensual. Sin embargo, esto no siempre ha sido así, aunque el importe medio de pagos por alquiler en La Palma no ha dejado de subir desde el año 2004. Tal y como refleja el INE, en 2004 en La Palma se pagaba de media 297,20 euros por alquiler, en 2013 ascendió a 320,98 euros, en 2018 se posicionaba en 351,54 euros y en 2022 alcanza los 441,97 euros.

Medidas para paliar la falta de vivienda

El pasado 19 de febrero, el Gobierno de Canarias aprobó el decreto ley de medidas urgentes en materia de vivienda para hacer frente a la emergencia habitacional que atraviesa actualmente el Archipiélago. La nueva norma contiene dos grupos de iniciativas importantes: unas destinadas a incrementar la disponibilidad de suelo y la utilización de edificaciones con destino a vivienda, y otras enfocadas a la promoción e impulso de la construcción de viviendas protegidas.

Por su parte, el Cabildo Insular de La Palma destinó cinco millones de euros a los ayuntamientos palmeros para la adquisición de terrenos que permitan la posterior construcción de viviendas públicas para su puesta a disposición. De ellos, ya se ha hecho efectiva la entrega de 1,5 millones a cinco de los consistorios palmeros.

El presidente insular, Sergio Rodríguez, señaló en nota de prensa que además de estos 1,5 millones liberados del presupuesto de 2023, tras una modificación del documento económico, las cuentas para el año 2024 contemplan los 3,5 millones restantes que serán concedidos teniendo en cuenta las posibilidades de terrenos y proyectos que aporte cada consistorio.

Así, las cuentas municipales de estos cinco municipios ya disponen de los fondos. El importe aportado a Puntagorda asciende a 250.000 euros, El Paso recibió 310.000 euros, Tijarafe 206.000 euros, a Puntallana se le han otorgado 450.000 euros y para San Andrés y Sauces una partida de 206.000 euros.