La oposición del equipo de gobierno capitalino denuncia su falta de sensibilidad para establecer un pleno extraordinario

Para el próximo 2 de agosto, sin consensuar la hora del mismo ya que, "por motivos laborales impediría la presencia de algunos de sus representantes".

Los grupos políticos Coalición Canarias y Nueva Canarias, en el ayuntamiento capitalino, lamentan, la falta de compromiso y sensibilidad del actual equipo de gobierno con la oposición.

 

En esta ocasión, la queja de ambas formaciones radica en la convocatoria de un Pleno extraordinario para el próximo 2 de agosto, sin consensuar la hora del mismo ya que, «por motivos laborales impediría la presencia de algunos de sus representantes».

La Ley 7/2015 de Los Municipios de Canarias, establece entre otras competencias de la Junta de Portavoces: «La propuesta de convocatoria de sesiones plenarias extraordinarias, incluido el debate de la gestión del gobierno municipal o debate del estado del municipio».

Por lo que la oposición considera «necesario consensuar en la propia Junta de Portavoces no sólo el día de la celebración, también la hora». Cosa que se puso sobre la mesa en la pasada reunión de Portavoces, la oposición manifestó la necesidad, por razones laborales, de su celebración en horario de tarde.

Tanto Nueva Canarias como Coalición Canarias lamentan que no se hayan tenido en cuenta las circunstancias anteriormente señaladas y que, a pesar de todo eso, se haya convocado, por el equipo de gobierno municipal (PSOE-PP), el Pleno extraordinario en  horario de mañana, algo que va a suponer la ausencia de formaciones políticas en dicho Pleno.

Los portavoces de la oposición  señalan que “estamos ante un evidente caso de indiferencia hacia la oposición, cuya presencia en el ayuntamiento representa, también, a parte de la ciudadanía del municipio y, por lo tanto, deben ser tenidas en cuenta también sus consideraciones para una convocatoria en condiciones de igualdad”.

“Ambas formaciones esperan que estas reivindicaciones sean tenidas en cuenta y que, en adelante, se busquen fórmulas ordenadas que garanticen la adecuada representación de todos los partidos en un órgano que, conviene recordar, supone la máxima representación política de la ciudadanía en el gobierno municipal, una representación que nunca debe ser soslayada en aras de un ejercicio de democracia plena basada siempre en el consenso”.