La Palma está preparada para combatir una segunda ola de COVID

112

Con la sensación de que tarde o temprano la segunda ola llegará, Canarias puede ‘presumir’ de estar preparada para recibirla. El Archipiélago ya ‘aprobó con buena nota’ en la primera fase de la pandemia, sabiendo reaccionar con la aparición de los primeros casos registrados en el país; por lo que a priori, una segunda fase estaría aún más controlada. También La Palma destacó dentro del conjunto de las islas por su trabajo para combatir la COVID-19. El equipo sanitario de la isla fue rápido a la hora de establecer un protocolo; como la creación de CORONHADO, clave en el control de la evolución del virus. Ahora, con más experiencia y material, la Isla Bonita está capacitada para afrontar un repunte del coronavirus.

Así lo defiende el director del Área de Salud de La Palma, Kilian Sánchez, quien considera que el motivo principal para que esto sea así, es el hecho de «contar con una Red Centinela descentralizada y capacitada para afrontarlo”. “Contamos con cuatro puntos de extracción y control de casos, ubicados en Santa Cruz de La Palma, San Andrés y Sauces, Tijarafe y Tazacorte; además de los médicos y enfermeros centinelas, conocidos como ‘rastreadores” señala Sánchez, destacando el dato de que “La Palma cuenta con un rastreador por cada 3.800 habitantes, siendo una de las ratios más importantes de Canarias y España” en este sentido.

A esto hay que añadir que la isla cuenta con un sistema de atención especializada (Urgencias, UCI, URPA) totalmente preparado para lo que pueda llegar. Por todo ello, Kilian Sánchez se muestra optimista al afirmar que es “de las personas que opinan que, si salimos airosos de la situación crítica inicial, ahora que tenemos mayor conocimiento del virus, material suficiente y al personal muchísimo más preparado seremos capaces de afrontar una segunda o tercera fase crítica”.

Para afrontar la marcha de la pandemia, el Servicio Canario de Salud ha dotado a la isla de más material sanitario. En concreto, se cuenta con monitores, equipos de soporte y con ventiladores invasivos y no invasivos, que, según la gerente del Hospital, Mercedes Coello, “son más que suficientes en cantidad y calidad”.

Asimismo, se ha hecho acopio de material de prevención, como EPIs y soluciones hidroalcohólicas. Desde el Servicio de Farmacia se lleva un control exhaustivo del stock de productos farmacéuticos en general y semanal, así como, un control desde Servicios Centrales, que permita afrontar con garantía y seguridad un rebrote. Por último, señala Coello “se han reforzado todos los servicios con personal cualificado y perfectamente preparado ante cualquier eventualidad”.

La gerente hospitalaria señala que la planta COVID creada durante la pandemia (Zona específica de la Planta de Medicina Interna), “continúa en activo pese a llevar meses sin ingresos por coronavirus, e igualmente, tanto la Unidad de Cuidados Intensivos como la URPA se encuentran preparados con recursos suficientes”.

Por su parte, la Unidad de Urgencias ha sido prácticamente remodelada para atender tanto a pacientes contagiados por esta enfermedad, como a los que no; y se ha reforzado el Servicio de Laboratorio para afrontar la carga laboral derivada de la marcha de la pandemia.

Dentro de la estructura orgánica directiva del Hospital General de La Palma se ha creado la figura del ‘Comité Ejecutivo Intrahospitalario COVID-19’, formado por todas las partes implicadas en la marcha de la pandemia a nivel del centro hospitalario, para estudiar y proponer puntos de mejora y tener centralizados todos los aspectos anteriormente nombrados.