La Reserva Marina de la Isla de la Palma celebra su 20 aniversario

Se creó en 2021 a petición de las dos cofradías de pescadores de la isla: la de Tazacorte y la de Santa Cruz de La Palma

MINOLTA DIGITAL CAMERA

La Reserva Marina de la Isla de La Palma cumple estos días 20 años, en los que «ha demostrado ser una figura de protección muy eficaz en la regeneración de los recursos pesqueros de la zona y el mantenimiento de sus hábitats, gracias en gran medida a la estrecha colaboración entre los diferentes actores interesados en su gestión, desde los pescadores profesionales hasta los equipos de la reserva marina», se señala desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. 

Mediante orden ministerial del 18 de julio de 2001 (publicada el 3 de agosto) se creó la Reserva Marina de la Isla de la Palma, a petición de las dos cofradías de pescadores de la isla: la de Tazacorte y la de Santa Cruz de La Palma. Es la única de las 3 reservas que se encuentran en las Islas Canarias con competencia exclusiva del MAPA, al no discurrir por aguas interiores.

La Reserva Marina de la Isla de La Palma es la que cuenta con mayor profundidad

Cuenta con una extensión de 3.455 hectáreas y una profundidad que llega en algunos lugares a los 1.000 metros, siendo la reserva marina de mayor profundidad. Ocupa una franja marina frente a las costas occidentales de la Isla de la Palma, al abrigo de los vientos alisios. Confluye en espacio con la Zona de especial Conservación marina de la Franja marina de Fuencaliente (Red Natura 2000) y con la Reserva Mundial de la Biosfera de la Palma.

Este espacio marino, se informa en nota de prensa, destaca por sus fondos abruptos, volcánicos, y de tonos oscuros, de gran valor paisajístico y biológico, con numerosas grietas, cuevas, arcos y túneles que albergan comunidades de gran interés, entre las que se encuentran especies de interés pesquero como la vieja, el pejeperro, el mero y el abade. En sus aguas se encuentran con frecuencia delfines de varias especies, tortugas bobas, aves marinas, como los charranes, y una población residente de tiburón martillo que, como depredador apical, indica buen estado ambiental.

La reserva constituye una interesante herramienta de concienciación ciudadana sobre los beneficios de la protección de los recursos marinos, que se dan a conocer a través del centro de visitantes, ubicado en el antiguo faro de Fuencaliente, mediante clases en colegios o con la iniciativa conjunta con el Ayuntamiento de Llanos de Aridane, que ha dado como fruto la edición de la Guía de Buenas Prácticas “Conservando nuestro medio marino y costero”.

Igualmente, se puede practicar un buceo de recreo bajo los criterios de buceo responsable, en unos paisajes atractivos y singulares, de fondos rugosos y oscuros, destacando su carácter volcánico y la variedad de especies.