Las asociaciones canarias buscan la reconciliación con los agricultores o la supervivencia del sector

En medio de un clima de agitación, las asociaciones tradicionales canarias se encuentran inmersas en una encrucijada entre la reconciliación con los agricultores y la supervivencia del sector agrícola

En medio de un clima de agitación, las asociaciones tradicionales canarias se encuentran inmersas en una encrucijada entre la reconciliación con los agricultores y la supervivencia del sector agrícola. Este debate surge en un contexto marcado por el reciente activismo de las Organizaciones de Productores Agrarios (OPAS) peninsulares, cuyas acciones se desencadenaron tras los enfrentamientos protagonizados por agricultores franceses en la frontera con España, que resultaron en bloqueos y la disposición de cargamentos de frutas y hortalizas españolas y marroquíes en las carreteras.

La actual efervescencia agraria se entrelaza con las múltiples manifestaciones, principalmente a bordo de tractores, que se han propagado por varios países europeos de forma casi simultánea. Este fervor ha generado división de opiniones, algunos consideran que este activismo encubre ideologías políticas extremas, mientras que otros lo interpretan como una respuesta legítima ante la inacción frente al cambio climático.

En medio de esta polarización, emerge una extensa franja de la población que ve cómo el debate se politiza cada vez más, atrapado en la vorágine de las campañas políticas que buscan capitalizar cualquier controversia. Los agricultores, a su vez, se convierten en el epicentro de estas disputas, luchando no solo por su subsistencia, sino también por la dignidad de un sector tan vital como vulnerable.

La plataforma por un precio justo y auténtico para el plátano de Canarias denuncia que las asociaciones tradicionales, responsables de defender los intereses del campo, suelen despertar tardíamente, con motivaciones diversas y a veces contradictorias. Tras la erupción volcánica en La Palma, el sector platanero ha experimentado un incremento en la producción, impulsado por la ambición de algunos, lo que ha desencadenado una crisis de precios y una pérdida de la confianza en el mercado.

Ante esta situación, la plataforma demanda una acción urgente. Considera imprescindible una reunión inmediata con los agricultores, el gobierno y Asprocan, antes de que la crisis de los bajos precios provoque un colapso irreversible en el sector platanero de Canarias. Esta reunión, que debe incluir a todos los actores involucrados en la comercialización del plátano de Canarias, se presenta como un último intento por evitar una tragedia anunciada que afectaría gravemente a numerosas familias dependientes de este sector económico vital.

Se espera que esta reunión se celebre en los próximos siete días, brindando la oportunidad de abordar de manera urgente los desafíos y encontrar soluciones concretas que protejan el futuro de la agricultura canaria.