Los 10.000 casos de Lluis Serra Majem; Sanidad pasa del hermetismo a la especulación

¿Cuál es la diferencia entre lenguaje institucional y lenguaje social, sea o no técnico? Pues básicamente que el lenguaje institucional no especula ni condiciona a una población que no tiene la capacidad de un experto en la materia de identificar y situar las probabilidades en su lugar correspondiente, ni tampoco habla de supuestos escenarios futuros ni probabilidades remotas. Esos baremos, si existen en los estudios técnicos y políticos de las administraciones, se quedan para asesoramiento de los dirigentes y no se difunden como realidades porque, a saber en qué oídos caen, en qué situación llega esa información y para qué servirá la misma a nivel social en un mundo de redes descontroladas.

Lluis Serra Majem, especialista en Salud Pública y nuevo miembro “portavoz” del Comité de Expertos en Canarias, al parecer no ha medido la repercusión de su actual protagonismo. Parece perfecto para el cambio de modelo de tratamiento y comunicación en la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, tras el cese del anterior equipo. En la misma se ha pasado de no autorizar la difusión de los datos hasta pasadas 48 horas, a “especular” con el posible número global de supuestos contagiados en Canarias.

Mientras a los medios tradicionales se nos pide más que nunca unanimidad en los datos y compromiso profesional, en una entrevista hoy en el periódico El Día el experto habla de más de 10.000 casos en el archipiélago, (cuando los datos oficiales a día de hoy son 1564), algo que da “por supuesto”. Dice que en realidad Sanidad solo maneja “los datos de pacientes que dan clínica o que han entrado en contacto con una persona que era positiva”. El dato, que no aporta nada a la acción institucional, aunque sea probable, seguro que servirá para confirmar teorías de redes y especulaciones sociales sobre los miedos a una mayor presencia del coronavirus en Canarias… además de otras teorías conspiratorias y argumentos contra la gestión de la crisis sanitaria.

El especialista cree además que Canarias está más cerca de bajar la curva, pero se muestra precavido porque, según afirma en esa misma entrevista: “el Archipiélago está abocado a una segunda ola, a la que, insiste, debemos saber combatir mejor”. ¿Una segunda ola? ¿Esa información o especulación justo en el momento en el que la población está a punto de recibir el segundo decreto de alargamiento de la cuarentena para llegar al mes y medio de confinamiento, no es precisamente para levantar la moral? Pues nada, habrá que vivir un poco más tensos sabiendo que nos espera “la segunda ola”.

Lo curioso es que días antes, el catedrático y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, mostró en Diario de Avisos un “moderado optimismo” por la evolución de los datos de la pandemia del coronavirus en Canarias en donde se había “superado el pico de la curva”. Dijo que se mantiene una “tendencia positiva” y “en teoría”, y sin aventurarse demasiado, las Islas “podrían ser las primeras en acabar el confinamiento”.

Lo dicho, seguramente entre enviar un telegrama cada 48 horas y estar constantemente en las portadas dándolo todo, debe haber un término medio más recomendable.

www.eltime.es